La Odisea del Garaje (Parte 9): The Music Machine

12 Nov

THE MUSIC MACHINE (1966 – 1968)
La ortodoxia garajera llevada al paroxismo. Su lider, Sean Bonniwell, un ex-folkie angelino bastante chiflado, les hizo a todos teñirse el pelo de negro, vestir jerseys negros de cuello vuelto, pintar de negro los amplificadores y las guitarras y llevar un guante negro en su mano derecha. No se sabía muy bien a qué puñetas venía todo aquello, si estaban a favor del aborto o en contra de la guerra del Vietnam o si querían comer gratis en los bares o si eran unos advenedizos, pero las pintas que llevaban eran antológicas. Tenían buenas canciones como su single de début, “Talk, Talk”, dos minutos de furia y stacatto garajero:

…y un buen primer álbum de acompañamiento (“Turn On The Music Machine”) plagado de buenos temas llenos de fuzz y de Farfisa (“Trouble”, “Masculine Intuition” y un recuerdo del pasado folkie de Bonniwell, “Some Other Drum”). Uno de los discos más consistentes de la era del garaje, a pesar de los pesares. Y además no incluye “Gloria” de Van Morrison ¡en ningún momento! Sus managers lo estropearon todo cuando dieron en exclusiva su segundo single (un tema extraído del álbum, “The People In Me”) a una pequeña estación de radio de Los Angeles, con lo que desaparecieron del panorama musical, a pesar de posteriores singles tan buenos como “Double Yellow Line”. Siguieron un tiempo más, siempre marcados por la fuerte personalidad de Sean Bonniwell, pero los Music Machine no volvieron a hacer nada y Sean Bonniwell pasó a la historia a la sombra de otras figuras más predominantes de la escena garajera como Sky Saxon. De hecho, como Sky, también ha caído en las garras del misticismo religioso y de la comida macrobiótica, aunque sigue tocando por esos mundos de Dios (nunca mejor dicho). Qué tendrán los años 60 que todo aquel que los ha sobrevivido ha acabado haciéndose vegetariano. Hasta el mísmisimo Keith Richards no puede resistir sus ganas de ser ovolacteovegetariano y asciende cocotero arriba en busca de sustento.

Discografía

Su primer disco es una buena muestra de cómo hacer buen garaje. Totalmente recomendable, a pesar de una infumable versión de “Hey Joe” (otra más).

La pieza maestra en pdf pinchando aquí.

Mr. Pharmacist

3 comentarios para “La Odisea del Garaje (Parte 9): The Music Machine”

  1. La chica que salió de la tarta noviembre 12, 2006 a 10:10 am #

    ¿Mr. Bonniwell no se parece a Mr. McCartney?

    Otra pildora de garage de las que me gustan a mi señor farmacéutico.

  2. La chica que salió de la tarta noviembre 12, 2006 a 10:14 am #

    Por cierto, el nombre un tanto pretencios, ¿no?

    Y el teclista-panderetista lleva el guante en la mano contraria que el resto, ¿es eso una señal?, ¿les gustaría tocarse en la furgo pero eran muy escrupulosos?, a lo mejor simplemente era zurdo. Hablaré con frIker Meñez para que nos desvele este gran misterio.

  3. edujarto. noviembre 12, 2006 a 9:36 pm #

    le estais tocando mucho la pandereta a Mr. Pharmacist…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: