Histeria

15 Nov

Seguimos con el significado y otras cosas curiosas de palabras. Hoy le toca el turno a histeria.

Proviene del francés hystérie, y este del griego ὑστέρα, matriz, víscera de la pelvis. Su significado es: 1-Enfermedad nerviosa, crónica, más frecuente en la mujer que en el hombre, caracterizada por gran variedad de síntomas, principalmente funcionales, y a veces por ataques convulsivos. 2-Estado pasajero de excitación nerviosa producido a consecuencia de una situación anómala (según el diccionario de la RAE).

En la wikipedia en español encontramos que la etimología de la palabra llevó a considerar a la histeria como enfermedad del útero (por lo tanto, propia de la mujer), que causa trastorno en el comportamiento psicológico.

A lo largo del siglo XIX y desde hacía cerca de mil años atrás, los médicos trataban a sus enfermas por medio de masajes de clítoris hasta que conseguían alcanzar el orgasmo, momento en que aplacaban su mal. A partir de 1880 los casos se fueron multiplicando convirtiéndose en excesivos.

Durante la década de 1890, época en que hubo una epidemia de histeria, los médicos creyeron encontrar el medio efectivo para calmar la enfermedad: el uso de vibradores y consoladores; desde antiguo se conocía el mal suponiendo que todo partía de lo que los griegos llamaron útero ardiente debido a la ansiedad de las mujeres, su estado de irritabilidad, las fantasías sexuales y, sobre todo, una excesiva lubricación vaginal. Lo achacaban al estado de frustración en que se encontraban.

Al ser una enfermedad, las mujeres acudían periódicamente a recibir tratamiento médico, así se dio por aceptada la práctica, encontrando en muchas ocasiones en la consulta lo que no conseguían en su casa.

En la actualidad ha quedado descartada esta postura, considerándose que no existe relación alguna con el útero ni que es una entidad exclusiva de las mujeres.

Según nos cuentan los diccionarios Espasa-Calpe en relación al adjetivo histéric@: tenemos habida cuenta de que el significado de ‘persona que grita fuera de sí, que pierde el control’, casi sinónimo de loco/a, es una perversión lingüística, léxica, de una enfermedad femenina, no muy claramente descrita, pero ubicada sin lugar a dudas en el útero, palabra que en griego se decía hystera, de donde se creó el adjetivo hysterikós, convertido en latín hystericus.

Ocurre que algunos tratados hablan de la enfermedad de la histeria como de un ‘acceso de erotismo enfermizo femenino’, o de una ‘disfunción del sistema nervioso debido a desarreglos del útero’, mientras que otros atribuían las emociones fuertes a ‘perturbaciones en el útero’. Ya en el siglo XVII es posible encontrar la expresión médica, escrita en latín científico, hysterica passio, mera traducción de una mucho más antigua existente en griego de hysterikà páthé, es decir, ‘pasión histérica’ o, más exactamente, ‘pasión del útero’, lo cual derivaría en el proceso ya comentado.

Sin embargo, tampoco deberían sorprendernos tanto estas referencias y teorías médicas antiguas, dado que entroncan con la idea universal de considerar a las vísceras como sedes de las emociones, pensamientos y sentimientos. No debe olvidarse que hablamos de algo entrañable, en humana alusión a las entrañas (precisamente, sinónimo popular de útero), así como de algo cordial, referido directamente al corazón, por no referirnos a conceptos como ‘el valor’, afincado permanentemente por debajo del ombligo de los varones, o, mucho más cultamente, a la creencia del genial filósofo y matemático francés Descartes (1596-1650), quien, en su Discurso del Método (1637), aseguraba que nada menos que el alma se encontraba encarnada en la glándula pineal, situada en el cráneo, debajo del cerebelo.

De esta idea a lo histérico no hay tanta diferencia.

Como sinónimos de histeria tenemos histerismo, excitación, agitación, nerviosismo, alteración, trastorno, perturbación. Y como antónimos de histéric@ tenemos sosegad@ y flemátic@.

Según los diccionarios Espasa-Calpe, esto podría ser un posible caso de eso que se llama ‘machismo lingüístico’, el adjetivo histérico o, por lo que decimos, más exactamente, histérica, sería una de esas palabras que hacen referencia al sexo y acaban por cargarse con una connotación negativa para uno de los dos componentes de la pareja humana tradicional. Este mismo proceso, según muchos autores, se apreciaría en palabras como coñazo, sexo débil o suegra, por no citar la larga lista de nombres de animales que, en femenino, insultan, pero en masculino son bastante menos ofensivos, cuando no halagos. Nos referimos a casos como lagarta, zorra, perra, gallina o vaca, frente a sus respectivos masculinos lagarto, zorro, perro, gallo o toro, que no necesitan más explicación.

La chica que salió de la tarta.

Anuncios

10 comentarios to “Histeria”

  1. edujarto noviembre 15, 2006 a 3:04 pm #

    Mu bueno.
    Parece ser que los médicos de finales de siglo utilizaban los vibradores para no tener que cansarse tanto a la hora de tratar la histeria. Incluso he visto por ahí algún artilugio con pedales para suministrar un movimiento continuo al artefacto en cuestión…

  2. La chica que salió de la tarta noviembre 16, 2006 a 6:40 am #

    Queremos de saber de esas imágenes de bacterio-artilugios.

  3. El de la pandereta de los Count Five noviembre 16, 2006 a 11:08 am #

    Se ve que la chica que salió tiene ganas de mambo, ignorando el pecado inherente a todo ésto. Además se habla en los mentideros acerca de su apetencia por Don Alejandro Valverde, ciclista de profesión, para darle dinámica al artefacto en cuestión.

  4. edujarto noviembre 16, 2006 a 2:53 pm #

    Ahora no sé en dónde vi esas imágenes científicas. Aquí en el curro me da palo ponerme a buscarlas, intentaré encontrarlas en otro momento.
    La chica con Valverde?. Estaría entonces el doping justificado a modo de afrodisiaco?. Tendría plato grande, mediano y chico junto a sus piñones para ofrecer una mayor variabilidad en el ritmo?. La verdad es que hay preguntas sin respuesta conocida que asustan…

  5. Rocío noviembre 16, 2006 a 5:02 pm #

    imágenes científicaaaas???? siiiiiiiii, yaaaaaaaaa,….jajaja
    “Durante la década de 1890, época en que hubo una epidemia de histeria” joe con esos “antídotos” no me extraña que se hiciera famoso el método (vía “boca a boca” seguro) y que todo el mundo quisiera probarlo…epidemia de histeria lo llaman jeje

  6. La chica que salió de la tarta noviembre 17, 2006 a 6:30 am #

    Pues mi novio me pone histérica ;·O

  7. Cunilingus máximus noviembre 18, 2006 a 5:45 pm #

    Y yo pensando que a mi me iban las tranquilitas, y no!!! que lo que me pone a cien son las histéricas!!! Válgame dios, que contradicción.

  8. antipatica noviembre 21, 2006 a 2:50 pm #

    estos también se habían puesto de los nervios y creo que leyendo éste post se les han ocurrido ideas, relajados se van a quedar un rato largo…

    http://www.20minutos.es/noticia/174401/0/orgasmo/mundial/paz/

    Rocío.

  9. edujarto noviembre 21, 2006 a 2:54 pm #

    joder, eso se merece un post…

  10. son fernando marzo 26, 2008 a 6:47 pm #

    no me ayuda para nada en el problema que tengo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: