Archivo | 10:07 pm

Viviendo en la Era Pop (Parte 1): The Easybeats

8 Dic

THE EASYBEATS (1965-1969)

Ah, los Easybeats…¡la efervescencia pop! Las crónicas dicen que eran australianos, pero como buenos australianos ninguno había nacido en la tierra de los marsupiales variados (assorted marsupials). Eran tres inmigrantes ingleses y dos holandeses (no-marsupiales) que se conocieron en un albergue para muertos de hambre en algún lugar de Australia. Decidieron montar un grupo de música para librarse del destino que les había deparado la vida en una cadena de producción o recogiendo excremento de canguro para abono; los Beatles arrasaban entonces y los Easybeats (uno de los mejores nombres de grupo que puedo recordar aparte de…sí, ése…cómo se llamaba….) decidieron seguirles la onda y transformarse en los nuevos héroes de la clase trabajadora australiana (working class kangaroos). Los lideraba un tal George Young, hermano mayor de los tipos de AC/DC (el del traje de colegial y el maromo al bajo); se dejaron el pelo largo y comenzaron a componer canciones a mansalva. La industria los maltrató: en cuanto los primeros singles arrasaron en parte del hemisferio austral (Top Ten en la Patagonia), sus managers les encerraron bajo llave en el estudio y los obligaron a trabajar duro y sin descanso, algo parecido al frenesí de los Beatles del 63-65. Conciertos, estudio, promoción, conciertos, estudio, promoción…ciclos y ciclos sin descanso. A ellos les daba igual, porque ganaban pasta gansa, pero dice más bien poco de los tipos de la industria musical, incluso por aquel entonces, cuando la industria aún era inocente (figuraos cómo será ahora, en la época del ídolo fugaz y del ipod molante).

Empezaron tímidos, con canciones al uso, pero pronto cogieron su propio estilo y sólo hay una manera de describirlo: DINAMICO. Sí, sé que opináis (vosotros y Matt Groening) que la palabra “dinámico” es una de esas que usan los ejecutivos, que no quieren decir nada y sólo maquillan algo que no entienden. pero no es éste el caso. Escuchad “Wedding Ring” si queréis saber lo que es un bajo a toda pastilla, con un riff hipnótico de fondo…en su segundo LP, titulado “It’s 2 Easy” (haha), demostraron gran talento para el tema éste de la música y fue el que marcó su estilo definitivamente, a pesar de éxitos anteriores como “She’s So Fine”. De esa época es otro de sus mejores temas, “I’ll Make You Happy”, también “Women” o “Sad And Lonely And Blue” o mil más. Para entonces eran los tipos más famosos de Australia y las fans los amaban, a pesar de que eran más feos que picio.

Pulieron su estilo con “Volume 3” y sensaciones como “Sorry”, “You Said That” o “Going Out Of My Mind” y, a finales de 1966, decidieron dar el salto y se mudaron a Londres, donde nadie sabía nada de ellos. Para entonces George Young ya colaboraba con el otro guitarrista, Harry Vanda, y formaron un tandem de esos a la altura de Lennon/McCartney, Jagger/Richards y Ray Davies y…mmmmmhh…¿su mujer?…Les producía Shel Talmy, que era un tipo que había llevado a los Kinks o a los Who. Con él grabaron “Friday On My Mind”, un himno de lo proletario que reunía lo mejor de los Easybeats en dos minutos y medio y un estribillo que quedará para siempre en nuestros oidos. Dios Salve a los Easybeats; hasta Bowie la grabó años después en su LP-homenaje “Pin Ups”. La canción fue un jit inmediato y pronto volvieron al trabajo de 25 horas al día (Eight Days A Week?), con más giras, más presión y más disgustos. Afortunadamente, Vanda/Young eran una máquina de componer y sus canciones fueron grabadas hasta por Los Bravos (“Bring A Little Lovin'”..dame un poquito de amooooor!). Empezaron a experimentar algo más (musicalmente) y se volvieron ambiciosos (musicalmente), hasta grabar “Heaven And Hell”, otro hito (musical) en su carrera. Desgraciadamente, “Heaven And Hell” también marcó el comienzo de su declive,ya que la canción tuvo problemas con la censura en USA (para variar) y no llegó a ser un gran éxito.

Vanda y Young trataron de salvar los papeles metiéndose en el estudio y pariendo en 1968 su LP “Vigil”, pero los resultados pasaban de lo sublime (“Good Times”) a lo directamente desastroso (“Come In You’ll Get Pneumonia”) y abusaron de las baladas (“Hello I Love You” fue su último éxito importante). A partir de ahí se fueron deshaciéndose como un azucarillo y Vanda y Young pasaron a proyectos alternativos durante los setenta (producir a AC/DC, entre otras muchas cosas); los demás acabaron de albañiles o de Camilo Sestos a la australiana (versión aussie de Jesucristo Supermegacrack), hasta su reunión (musical) en 1986. Tal reunión (musical) seguramente fue funesta para el mundo del rock, pero siempre nos quedará para el recuerdo su actuación en Beat Club germano tocando en directo su maldito himno a esos tipos que se pasan toda la semana esperando la llegada del viernes y la juerga báquica reglamentaria. Señoras y señoras, con ustedes los Easybeats…”Friday On My Mind”

P.S: Gracias al tipo de los Flechazos (mmmhh…¿Alejandro Díez?) por el título de esta serie…espero que no se entere y me demande…

Mr. Pharmacist