Viviendo en la Era Pop (Parte 3): The Move

25 Dic

THE MOVE (1966-1971)

Birmingham es la segunda ciudad del Reino Unido, por delante de Manchester, Glasgow o Stratford-Upon-Avon, pero, por alguna razón, que la distancia geográfica y espiritual nos impide reconocer, es una mierda de sitio. Hasta los equipos de fútbol son una mierda (si exceptuamos una Intertoto que ganó el Aston Villa…por no hablar del Birmingham City). En música no podían ser menos. Mientras que ciudades más pequeñas y menos importantes como Liverpool o Manchester se hinchaban a dar al mundo grupos memorables y no tan memorables, poca cosa salió de la ciudad que nos ocupa. Poca cosa hasta que los Move aparecieron por el panorama musical en 1966 con “Night Of Fear”. Los Move eran un conglomerado de lo mejorcito de las bandas de la región. Eran cinco tipos que estaban hartos de tocar las mismas versiones todas las noches y querían componer y abrirse a nuevos sonidos. Así que montaron The Move, con su guitarrista y cantante Roy Wood a la cabeza. Aunque influenciados por los Love y gente como los Byrds, su sonido era británico y popero en su primer single, que era una canción sin más historia hasta que fusilaron el riff de  la “Overtura 1812” de Tchaikovsky y lo metieron por ahí para darle gancho. El resultado fue un nº 2 en las listas y su confirmación. Tenían un manager que estaba aún más loco que ellos y que les hacía vestirse de gangsters, quemar efigies de Hitler en los conciertos, destrozar sets de TV y una infinidad de tonterías que al principio ayudaron y que luego resultaron un engorro (¡seguid leyendo!). Por suerte, detrás de todas las tonterías de Tony Secunda (hasta su nombre era de gangster), seguían produciendo buenas canciones bajo la dirección del zumbado de Roy Wood. Su segundo single era un pedazo de canción titulado “I Can Hear The Grass Grow” que, milagrosamente, se salvó de la quema de la censura y les confirmó como uno de los grandes grupos de 1967.

Para su tercer single empezaron a cagarla. Musicalmente, “Flowers In The Rain” era tan buena o mejor que “I Can Hear The Grass Grow” y el grupo avanzaba a pasos agigantados, con inclusión de instrumentación adicional, etc., y además fue la primera canción pinchada en la BBC 1…pero la promocionaron con una foto de Harold Wilson (primer ministro por aquel entonces) en la cama con su secretaria. Todo acabó con juicios y los royalties de Roy Wood dirigidos a Beneficencia (así, con mayúsculas). Siguieron en forma con singles como “Fire Brigade” (con un riff-homenaje a lo Summertime Blues en el estribillo) y un LP acompañante a la altura de sus exitosos singles, pero Roy Wood todavía se acuerda de ello cuando paga la factura de la luz. Como decía el ya difunto carl Wayne, “si quieren quedarse con los royalties, por mí vale, tengo pasta de sobra…pero que me dejen elegir a quién se lo dono”.

El bajista, Ace The Face, dejó el grupo entonces porque se volvió loco y colocaron al guitarra rítmica Trevor Burton en su lugar. 1968 fue un año bastante tranquilo y de poca actividad, acabando el año con la grandiosa “Blackberry Way”, la respuesta oscura de Roy Wood al “Penny Lane” de McCartney, que llegó al número uno en diciembre.

El grupo había ido avanzando poco a poco a medida que avanzaba su historia y se acumulaban los reveses. Dejaron de lado las composiciones de dos minutos destinadas a singles y similares y pasaron a hacer arreglos elaborados de canciones propias y ajenas, donde mezclaban ragas y cantatas de Bach sin apenas pestañear. “Something Else”, un EP en vivo, donde daban a conocer al público inglés a los Love con su versión de “Stephanie Knows Who”, los mantuvo en el candelero, hasta que editaron “Shazam” (1970), un gran disco con seis largas canciones, salpicadas por entrevistas en directo, micrófono en mano, a taxistas y señoras que pasaban por la calle y extractos de obras clásicas. Roy Wood, que ya se parecía más el druida Panoramix que al Roy Wood que parió su madre, empezó a recuperar para su grupo el rock sencillo de los años 50 con composiciones proto-heavies como “Brontosaurus” o “When Alice Comes Down The Farm”. Carl Wayne ya había abandonado el rollo porque no le molaba el asunto y prefería el cabaret o el blues, según a quién preguntes. Así que Roy fichó de The Idle Race (otro grupo de Birmingham) a un colega llamado Jeff Lynne, del que decían que tenía el mismo toque que McCartney para las melodías (lo que no acabo de entender es qué tiene de bueno ésto). Juntos montaron el siguiente proyecto, Electric Light Orchestra, más conocidos como ELO, y fueron abandonando a The Move, declarando que querían empezar de donde “I Am The Walrus” dejó al rock, antes de su degeneración. Para financiar su primer disco con ELO, sacaron el último con The Move, titulado “Message From The Country”, que también está muy bien (Tremenda “The  Minister” y la melancólica “No Time”) y que terminó de manera digna  la historia de estos venerables Druidas del Rock. Atención también a los singles de la época, “Chinatown” y el pastiche de Little Richard “California Man” ¿quién dijo que Birmingham no había dado nada al mundo?

http://en.wikipedia.org/wiki/Birmingham

Mr. Pharmacist

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: