Topálov ataca de nuevo

23 Ene

Una nueva etimología. Hoy le toca al ajedrez. ¿De dónde proviene el ajedrez (juego y palabra)?

Al parecer, el juego nos llegó por los árabes, los cuales lo conocieron en Persia y allá llegó a través de alguna ruta comercial desde la India (más precisamente desde el valle del Indo). El origen del juego está datado en el siglo V o VI y se conocía como ‘Chaturanga’ o ‘juego del ejército’.

El juego llegó a Europa entre los años 700 y 900 debido a la conquista de la Península Ibérica por los árabes. En 1010 aparece citado un juego de ‘scachs’ (forma antigua de ‘escacs’, que significa ajedrez en catalán) en el testamento de Armengol I, conde de Urgell (992-1010, juerl, a los 18 añitos andaba escribiendo el testamento). Más tarde encontramos ‘Los libros de açedrex, dados e tablas’ escritos por Alfonso X el sabio.

El juego se propagó desde la Península Ibérica e Italia por toda Europa de forma que en el Renacimiento ya existían torneos (palabra eminentemente militar), y desde entonces siempre ha sido considerado como una especie de duelo, de lucha entre dos mentes, quizá tenida por peligrosa, a juzgar por el hecho de que ya en el siglo XII la Iglesia (los de siempre) lanzó anatema contra el juego, aunque parece que la razón auténtica eran las desorbitadas apuestas que llegaron a cruzarse sobre el tablero. Esta supuesta peligrosidad llegó a Cataluña y a Aragón en 1390, fecha en que se ilegalizó el juego, por las mismas supuestas razones. Un poco más tarde, en 1551, el zar Iván IV lo prohibía en Rusia. Sin remontarnos tanto, el 18 de diciembre de 1979 el ayatolá Jomeini lo consideró un delito penal en Irán, precisamente la moderna Persia. Este último hecho es especialmente significativo si tenemos en cuenta que las palabras jaque mate provienen de las palabras persas shal mat, ‘el rey ha muerto’…

Como era de esperar, y después de lo visto, el nombre de juego tiene que proceder del árabe, y concretamente de la palabra ash-shataranch, proveniente del sánscrito shatur-anga, palabra que significaba ‘el que tiene cuatro cuerpos’, en referencia a las cuatro armas del ejército índico, que eran las siguientes: infantería, caballería, elefantes y carros de combate, simbolizadas por los peones, los caballos, los elefantes o alfiles y las torres, respectivamente.

(Dedicado a Topálov y a sus conquistas sobre el tablero, a mí me tiene ganada).

La chica que salió de la tarta.

Anuncios

Una respuesta to “Topálov ataca de nuevo”

  1. sirventes enero 23, 2007 a 10:09 am #

    Muy interesante. No sabía ni la mitad de los datos, y eso que había buscado un poco. Ahora sólo falta que enumeres todas las historias mágicas y esotéricas que la gente ha inventado para su origen.
    Qué hay de esa leyenda del hombre que lo inventó para estar con la hija del rey?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: