Salario

24 Ene

Básicamente, se define como “Paga o remuneración regular. En especial, cantidad de dinero con que se retribuye a los trabajadores por cuenta ajena.” Sus sinónimos pueden ser sueldo, paga, jornal, mensualidad, emolumentos, haberes, soldada.

En otros tiempos, la sal era, para la mayoría, un artículo de primera necesidad tanto para el consumo como para ser empleada como elemento de cambio en las transacciones comerciales. Tanto es así que los romanos pagaban muchas veces con raciones de sal los servicios de los funcionarios públicos o de los soldados.

Salariu(m) era en latín ‘ración de sal’, término referido no sólo a la propia ración, sino también, al considerarla como producto de gran valor, a la cantidad de dinero que se entregaba semanal o mensualmente para comprarla, de donde pasó a significar ‘sueldo’.

Debido a esta importancia de la sal en otros tiempos queda constancia en nuestras expresiones ‘negarle a alguien el pan y la sal’, es decir, lo básico para sobrevivir, y ‘ser la sal de la Tierra’, o sea, lo más importante, la esencia. Es de destacar, por el mismo motivo, el hecho de que en los estancos italianos, junto a pólizas, sellos, impresos oficiales y papel de pagos, se siga vendiendo sal como un valor más del Estado.

Buscando el origen de la palabra, también he encontrado teorías sobre el salario (algunas realmente abominables, como cabe esperar). La primera explicación moderna del nivel salarial, la teoría del nivel de subsistencia, subrayaba que el salario estaba determinado por el consumo necesario para que la clase trabajadora pudiese subsistir. Esta teoría surgió del mercantilismo, y fue más tarde desarrollada por Adam Smith y sobre todo David Ricardo. Este último defendía que los salarios se determinaban a partir del coste de subsistencia y procreación de los trabajadores, y que los sueldos no debían ser diferentes a este coste. Si los salarios caían por debajo de este coste la clase trabajadora no podría reproducirse; si, por el contrario, superaban este nivel mínimo la clase trabajadora se reproduciría por encima de las necesidades de mano de obra por lo que habría un exceso que reduciría los salarios hasta los niveles de subsistencia debido a la competencia de los trabajadores para obtener un puesto de trabajo (es decir, la mano de obra tomada como un producto a controlar por los que poseen el capital). La teoría de los salarios de Karl Marx es una variante de la teoría ricardiana. Marx sostenía que en un sistema capitalista la fuerza laboral rara vez percibe una remuneración superior a la del nivel de subsistencia. Según Marx, los capitalistas se apropiaban de la plusvalía generada sobre el valor del producto final por la fuerza productiva de los trabajadores, incrementando los beneficios. Al igual que ocurre en la teoría de Ricardo, el tiempo ha refutado en gran medida la visión de Marx.

Y basta, ya no os pongo más rollo por hoy. Las fuentes son las de siempre: la Wikipedia (que gran proyecto), la Encarta, el DRAE, los diccionarios Espasa-Calpe, Internet,…

La chica que salió de la tarta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: