Archivo | 6:37 pm

Allegro ma non troppo

15 Abr

Uno de los libros de relatos breves más divertidos que me he leído en mucho tiempo es “Allegro ma non troppo” de Carlo M. Cipolla.  Si al mirarlo en la estantería me sonrío no puedo evitar echarle un pequeño vistazo y eso es lo que me ha pasado hoy.

Pese a contarlo con gracia (mi primera lectura fué  en el metro y la gente me miraba raro por mis carcajadas) el hombre dice verdades como puños, y en su disertación sobre “Las Leyes sobre la estupidez humana” hace una división del género, representado todo en gráficas, según seamos inteligentes / incautos/ malvados/ estúpidos.

La Terecera Ley Fundamental, también llamada Ley de Oro,  dice: “Una persona estúpida es alguien que causa un daño a otra persona o grupo de personas sin obtener al tiempo, un provecho para sí o incluso obteniendo un perjuicio”

como bien dice el autor…:

…”Todas las especies, desde el gusanillo hasta el elefante, han de soportar sus dosis cotidianas de tribulaciones, frustraciones, penas y adversidades. Los seres humanos, sin embargo, poseen el privilegio de tener que cargar con un peso añadadido, una dosis extra de tribulaciones , provocadas por un grupo de personas que pertenecen al propio género humano. Un grupo mucho más poderoso que la Mafia. se trata de un grupo no organizado, que no tiene jefe, ni presidente ni estatuto pero que consigue actuar en perfecta sintonía como si estuviera dirigido por una mano invisible…..”

Y ahora va mi paja mental (derivada de la primavera): Al enamorarnos, intentando hacer algo inteligente ¿acabamos siendo unos incautos en el mejor de los casos y unos estúpidos en el peor?

Rocío

Hedwig and the angry inch

15 Abr

“Long ago, humans were composed of two people stuck back-to-back, with two faces and eight limbs. Male-male humans came from the Sun, female-female humans from the Earth and male-female humans from the Moon. The gods, out of jealousy, split them in half. Now, throughout our lives, we are always trying to find our “other half”, and sexual intercourse is the only means we have to put the two halves back together; this desire to be one person again is what we call ‘love’. However, it is impossible to fully rejoin two people because it is our souls and not our bodies that most desire to be reunited.” (fuente aquí)

edujarto.