Comida rápida

4 May

vineta02.gif

Esta chorrada se me ocurrió hace un tiempo, pero hace poco he leído un artículo de David Trueba en la revista dominical de ‘El periódico’ que le podría venir al pelo y sigue un poco el hilo de lo que nos comentaba Curtis hace poco. Os lo transcribo a continuación:

“Dirección Páramo

Hace muchos años, un vecino me dijo algo difícil de olvidar: “Lo peligroso de ser idiota no es serlo, sino serlo y creer que no lo eres”. Entonces me pareció un trabalenguas, hoy casi una máxima de comportamiento. De esto me acordé hace unas semanas porque se estrenó una serie de la televisión norteamericano en nuestras pantallas. Esta serie, ‘The office’, nace de una serie original británica que todo el mundo considera superior, más ácida, más negra y mejor que su versión americana. Entonces voy yo y le pregunto a un amigo que trabaja en la televisión por qué se compra el ‘remake’ norteamericano y no la versión original inglesa y me explica: “El público español de televisión rechaza los productos europeos, no se siente identificado con los decorados, las caras de los actores, la terminación técnica”. Así que como nos sentimos muy distantes y raros frente al producto británico, nos entregamos al norteamericano. Aclarada la duda.
Ahora bien, ¿no es más familiar porque es el único que nos dan? ¿Círculo vicioso? ¿Dominación cultural? Póngale usted el nombre.
Mi amigo, profesional, me explica: “Se trata de imitar la estética americana. Las casas no tienen que parecer españolas, sino apartamentos americanos. Un bar o una oficina tiene que remitir a un bar y una oficina norteamericanos porque el público rechaza lo que no responde a los parámetros estéticos de las series que nos vienen de allá”.
Claro: juicios, hospitales, comisarías tienen que ser a la americana. ¿Y comportamientos, modos de vida, costumbres también? Pronto la política, el bipartidismo, la abstención. Todo.
Cuantas veces he visto a amigos músicos esmerarse por parecer anglosajones. En cuantas ocasiones he leído novelas que no es que quieran es que persiguen desmesuradamente sonar americanas y aparentar que transcurren en Nueva York.
En el cine es un clásico, el mejor elogio para una película es: “Parece americana”. Sólo si alguien gana el Oscar es un profesional respetado. La imitación del modelo admirado es algo comprensible, pero aceptar que sólo es vendible ese modelo estético importado a veces espeluzna.
Hace poco se estrenó una exitosísima película francesa en nuestro país. Su título original es ‘Indigènes’, pero se ha comercializado en España como ‘Glory Days’, cualquier cosa antes que sonar francés. Buaj, qué miedo, no sea que la gente se asuste. Alguien dirá: horror, otra maldita película sobre la segunda guerra mundial. ¿Y con franceses? ¿La guerra civil española? Prefiero Vietnam, la CIA y JFK suenan mejor.
Curioso rechazo a lo cercano. Eso sí, entendible. Lo que resulta extraño es que cuando le preguntas a la gente siempre se declara como rebelde indómita frente a la dominación social y cultural. “¿Mi país un páramo?, que va, un mercado libre”. Por eso quizá me acordé de la frase de mi amigo. La verdad, prefiero saber que España, pese a su moderado tamaño y población, es el cuarto mercado que más dinero da a ganar, por ejemplo, al cine norteamericano. Prefiero saberlo, que no saberlo.”

Yo le doy gran parte de razón y como pruebas pongo la cartelera de cine de una ciudad de provincias, la lista de los discos más vendidos o cualquier canal de música comercial. Y con esto no quiero decir que todo lo que venga del mercado americano sea malo, pero reconozco que la gran mayoría me lo parece. ¿Y a vosotros?

La chica que salió de la tarta.

Anuncios

7 comentarios to “Comida rápida”

  1. Curtis mayo 4, 2007 a 3:42 pm #

    No, claro que no todo lo estadounidense (distingamos, por favor, debe ser el único país que se autodenomina con el nombre de un continente entero) es malo. El cine de Hollywood de los 40-50-60 es leyenda y no es en vano, hay grandes películas que son de producción norteamericana que figuran entre las mejores de la historia (y no es en vano). Algunos de los mejores escritores del siglo XX son norteamericanos (y algunos actuales) y lo mismo pasa con los pintores. Me gusta el jazz, el blues y el rock&roll, Bob Dylan es un mito. La cultura estadounidense está llena de obras impagables.

    El problema está en el consumo en masa, que empobrece el resultado. Aquí,por ejemplo, nos venden sus series como ganadoras de preios Emmy o de máxima audiencia en EEUU…pero ¿quién compone la audiencia estadounidense? ¿Quién da los premios? Ahí está el problema. Y ojo, que algunas series son buenas, a mí me gusta A dos metros bajo tierra (Six feet under) y House, y por supuesto era fan de Doctor en Alaska (Northern Exposure). A mí más que parecerme malas las cosas que compramos de allá, me parece empobrecedor no encontrar alternativa.

    Que pena que no pongan más series inglesas, son los putos amos universales del humor…

  2. El de la Pandereta de los Count Five mayo 4, 2007 a 4:32 pm #

    No me lo parece…y no lo digo porque yo sea estadounidense.

    Evidetemente a España llega el McDonalds, Britney Spears y las pelis de “…como puedas”, pero eso no quiere decir que 300 millones de personas seamos así y consuman eso. Tampoco todos votamos a Bush y estamos a favor de la ocupación de Irak…y no somos mil o dos mil. Se tiene una imagen estereotipada de los estadounidenses (cosa curiosa, cuando se crítica eso mismo de nostros respecto de los europeos). Y además hemos inventado la guitarra eléctrica.

    En EE.UU. se oye música de calidad, se ve cine de calidad (y no sólo europeo) y se come comida de calidad (esto menos), y no sólo lo hacemos dos locos…lo que pasa es que a Europa llega lo que se vende, como a nostros nos vendel el sol, los toros y la sangría y no el baloncesto ACB.

  3. Curtis mayo 4, 2007 a 5:55 pm #

    Estaba pensando en esta frase, que me parece cierta: “Lo que resulta extraño es que cuando le preguntas a la gente siempre se declara como rebelde indómita frente a la dominación social y cultural”. Sí, aquí se utiliza mucho el término “libertad de elección” o simplemente “libertad”. Rebeldía también lo he oído alguna que otra vez. No creo que seamos siempre conscientes de hasta qué punto somos manipulables cultural y socialmente, como dice Trueba.

  4. El de la Pandereta de los Count Five mayo 4, 2007 a 6:18 pm #

    Eso es, Curtis.

    A nadie le gusta eso de las operaciones de estética de Antena 3 o Bisbal o lo que sea. Pero son los que más audiencia tienen o los que más discos venden. Nosotros mismos, asiduos a antipática, pensamos que escuchamos música diferente o que vemos cine alternativo o que leemos a poetas malditos y luego llega la hora de comer y nos vamos a un Burger King o a un Doner Kebab o a lo que sea (lo he puesto como ejemplo, habrá quién se haga sus lentejas en casa) o todo tipo de acciones que consideramos normales, pero que para otra persona pueden ser extrañas. Menos evidentes que lo del Bruger King quizá sean tener un TV o un coche. O vivir en pareja y en monogamia. Eso es una convención social de la que en muchas ocasiones no podemos escapar y de las que no somos conscientes (de las que no somos conscientes no las pongo, porque no soy consciente).

    Para el que ve “Pecado Original” su auto-aparente rebeldía viene por otra parte y por eso se considera un rebelde. Quiźa vista de otra manera, o coma cheetos en lugar de pringles o sea del Espanyol en lugar de ser del Barça. Pero sigues viendo Pecado Original.

  5. Curtis mayo 5, 2007 a 4:14 pm #

    Y llevamos pantalones vaqueros, camisetas, zapatillas deportivas. Hay muchos ejemplos de como nuestra cultura está más cercana a una serie de límites impuestos que a la gran capacidad de elección que nos venden. Si vemos a alguien vestido con chilaba o bien le consideramos raro o le identificamos con otra cultura (probablemente por sus rasgos). Y no caemos en que nuestras opciones de vestimenta pertenecían a otra cultura que no era la nuestra (como entidad cultural) y que ahora hemos interiorizado por completo. Como dice Mr. Tambourine Man, yendo más allá que yo, también nuestro comportamiento social está más que determinado por una serie de normas de culturas pasadas que hemos interiorizado como nuestras. Los roles sexuales en la Grecia clásica no eran tal y como los entendemos hoy, y la cultura árabe tiene la palabra harém. Los diferentes modelos culturales y sociales llevan asociados una serie de comportamientos propios de los cuales es difícil escapar. Ha habido ocasiones en las que se han producido grandes rebeldías colectivas en contra de los comportamientos establecidos, me viene a la mente Mayo 68 como ocasión (al mismo tiempo que el hippismo de EEUU, aunque este me parece más reducido en objetivos), tan denostado por la derecha europea, y en concreto por la francesa. Aquello fue un movimiento de rebeldía (otro posible es el movimiento punk de inglaterra, aunque de miras y alcance mucho más corto, o tal vez la tan sobre explotada movida madrileña). Estos movimientos producen cambios que después se asimilan con el tiempo. Yo creo en la rebeldía colectiva (que es una suma de individualidades) más que en la rebeldía individual, aunque a veces esta última es germen de una gran oposición social. Esta se nos ha vendido mucho en el cine, sobre todo el norteamericano, recuerdo “rebelde sin causa”, “alguien voló sobre el nido del cuco”, “Easy rider”. Me parece bien, gente que lucha contra las normas establecidas de su tiempo.
    Así que el espíritu de rebeldía se encuentra dentro de todos nosotros de alguna manera, sobre todo en la adolescencia (puf, que tiempos tan divertidos). Lo que me parece es que ahora nos hacen vivir en una adolescencia eterna, nos auto denominamos rebeldes y sin embargo estamos luchando contra nada. El mismo sistema nos proporciona la palabra libertad como opción vital pero nos la restringe a opciones de compra o de elección de canales de TV. Y acaba siendo todo lo mismo. También es cierto que de alguna manera nuestras opciones de comportamiento social se han ampliado muchísimo con el tiempo e intuyo que nuestro espíritu rebelde esté un poco desconcertado. De todas formas no creo que una ampliación de los horizontes sociales acabe con la rebeldía, real o no. Creo que para sentirnos completamente humanos necesitamos, entre otros estímulos, el sentimineto de oposición. Hoy me estoy dejando llevar por mi espíritu orwelliano y digo que los que dominan el cotarro son los propios que nos conceden el derecho a usar la palabra libertad y hacernos sentir humanos plenos. Desconfío del que me ofrece esa palabra o me la vende o me garantiza que voy a completarme haciendo uso de ella. ¿Y si un día todos dijéramos, hoy no voy a hacer nada? Nada, absolutamente nada. Un sabbath aconfesional, un día de huelga absoluta de actividad, el Gran Día Mundial de la Vegetación. ¿Sería renunciar a la elección una gran explosión de rebeldía? Conozco a más de un colega que estaría encantado. Esta paja mental ha sido claramente patrocinada por Pessoa, del que ya escribí alguna vez.
    En fin, voy a ver que ponen en la tele.

  6. El de la pandereta de los Count Five mayo 14, 2007 a 7:05 am #

    Mmmmmhh…no quería decir “pecado original”, me refería al programa ése del corazón de tele cinco, del tío loco y la chica calmada que pone caras, por las tarde. Ahora mismo no caigo.

    Qué divertido es releerse y constatar la cantidad de paridas que podemos decir en un acceso de blog-locura.

  7. Darío agosto 3, 2007 a 2:03 am #

    (Desde Argentina)… Me parece interesante el tema. Me llama la atención que en sociedades como la de mi país, con jóvenes 200 años de nacidas la situacion haya anclado tan severamente como en las vuestras que nos preceden en demasía. Me inclino a creer que lo “estadounidense” es una mega invasión socio cultural que va solamente al tema económico (y que obviamente ha tenido otras aristas en el camino), pero si creo que muy lentamente todas las sociedades estan reeligiendo su propia idiosincracia natural, su raiz.
    Los orientales (salvo los países emergentes sociales no económicos como Malasia, China, etc), muchos de los europeos, muy fuertemente los sudamericanos, estan lentamente llegando a esas conclusiones. Lamentablemente esto no se da en toda la region que abarca desde Colombia hacia arriba, lugares en donde USA tiene una reelevancia vital para el día a día y en donde pedirían a gritos ser una estrella mas de la bandera estadounidense.
    Coincidimos o no ?…. mil gracias !!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: