Camino del Valhalla (Parte 4): The Doors

16 Jun

THE DOORS (1967-1971)

The Doors es el típico grupo que desata pasiones desaforadas o que deja completamente indiferente. Generalmente, el primer grupo lo forman gente con poco interés en la música de los sesenta o en la música en general y el segundo grupo está compuesto por “entendidos” (interprétese el entre comillado ad-hoc). Ni tanto ni tan calvo. Curiosamente, los Doors en su tiempo fueron un grupo de masas, al que los “intelectuales” (ídem del anterior con las comillas), no les prestaron demasiada atención. Fue un grupo lastrado por la tremenda personalidad (o ausencia de ella) de su líder, Jim Morrison, que arrastró al grupo, al principio para bien y luego para mal y luego para bien otra vez. Un follón.

The Doors empezó en una playa, en la que se conocieron Ray Manzarek y Jim Morrison, que era un chaval traumatizado por su infancia en una familia tradicional y por ser testigo de un accidente de coche de unos mejicanos o indios o mejicanos indios, no recuerdo bien. Morrison tenía las letras y Manzarek la música, así que se unieron para formar un grupo, mientras proseguían ambos sus estudios de cine. Añadieron poco a poco a un guitarrista y a un batera y empezaron a tocar por ahí, ya desde el principio con repertorio propio, bastante influidos por los grupos de garaje angelinos (Love, The Seeds) pero dotado del arrebato de Morrison; de entre todas sus piezas sobresalía “The End”, un viaje cósmico con un poco de todo (parricidio, complejo de Edipo, lo de los mejicanos…), aunando poesía libre y música con un ligero toque oriental (indio). Elektra, que ya tenía a los Love, se fijó en ellos y los fichó; su primer single fue un éxito instantáneo y pasaron rápidamente al Olimpo del rock: su título era esclarecedor, “Break On Through (To The Other Side)”, y dejaba claras las características del sonido: el bajo más órgano de Manzarek y la voz omnipresente de Morrison, acompañados de ritmos agresivos y guitarras muy eléctricas. La fiesta siguió con el primer lp, básicamente un compendio de todo lo que llevaban tocando en los bares durante los meses anteriores. Destacaban “Light My Fire”, hit imperecedero y canción marca de la casa, sus adaptaciones rock de las locuras de Bertold Bretch (“Alabama Song”) y los once minutos de “The End”, coñazo inaguantable para algunos, obra onírica de belleza decadente para otros. Todo esto venía acompañado de buen material adicional (“The Crystal Ship”, “Take It As It Comes”) que aupó el disco a los primeros puestos de las listas de venta y que aún hoy se escucha de principio a fin con delectación (AVISO A NAVEGANTES: durante mucho tiempo, el CD que ha circulado por ahí estaba mal remasterizado y las canciones iban más lentas de lo normal (se escucha un semitono más grave), en una CHAPUZA sin precedentes y totalmente DENUNCIABLE. Para oir el disco tal y como fue grabado, hay que recurrir obligatoriamente a la nueva edición en CD, de este mismo año 2007. NO SE VAYAN A PENSAR…).

El segundo disco fue peor, las canciones estaban menos trilladas y la actitud de divo incomprendido de Morrison iba in crescendo, con frecuentes abusos de droga y dejadez en general. Aún así contenía cortes buenos, como “Strange Days” o “People Are Strange”. Fueron perdiendo fuerza como un globo pinchado también en el tercero, “Waiting For The Sun”, que contenía fragmentos de otro de los coñazos de Morrison (“The Celebration Of The LIzard King”), que básicamente consistía en recitados acompañados de música y de ocasionales canciones cortas. Seguían emborrachados de éxito comercial, pero la gente de bien empezó a perderles la pista. E hicieron bien porque después del “Waiting For The Sun” llegaron a su punto más bajo con “The Soft Parade”, que incluía piezas vergonzosas como “Touch Me” y demás tonterías medio orquestadas, que encantaron a los adolescentes y decepcionaron al resto de los grupos de edad. La decadencia de Morrison era más que evidente, delegando casi todas las labores de composición a sus mediocres compañeros y dedicándose a comer y a disfrutar de la buena vida (lo que curiosamente acabó matándolo). Cualquier otro lo hubiera dejado aquí, pero los Doors hicieron como Paco Mtez. Soria y siguieron erre que erre. En este caso, habían caído tan abajo que la cosa sólo podía mejorar y efectivamente así fue: tanto “Morrison Hotel” (1969) como “L.A. Woman”(1970) fueron de un alto nivel artístico, con Morrison de nuevo a la cabeza, algo más gordo y con la voz más rasposa, pero ofreciendo perlas bañadas en blues. Pero si Morrison tuvo un renacimiento artístico, desafortunadamente no lo tuvo en el aspecto físico. Y es que, amigos y amigas, cuerpo no hay más que uno, y abusar del LSD y del whiskey es malooooo…Morrison, harto de los Doors, se largó a París a vivir su fantasía de poeta algo bohemio y soñador y acabó pagando el pato, muriendo de una manera poco digna en una bañera fría. Más indigno fue el desarrollo posterior del grupo, que trataron de reflotar los otros tres managrranes sin Morrison (dos discos), con grabaciones de poesías de Morrison y, últimamente, con tipos que se parecen a Morrison (por lo menos, no tuvieron tiempo de cazar al tipo de los Joy Division). Un legado lamentable, pisoteado por tres individuos que no tienen suficiente con estar forrados de pasta y que han hecho más daño a los Doors que todas las botellas de whiskey que se trasegó su difunto líder. The Doors: ¿los amas o te son indiferentes?

Comfortably Numb

Anuncios

4 comentarios to “Camino del Valhalla (Parte 4): The Doors”

  1. Bola Ocho junio 18, 2007 a 12:44 pm #

    jajaja creo que fui del grupo “pasiones desaforadas” más o menos y me estoy convirtiendo al segundo grupo.. pero leyendo este post he revivido mi adolescencia, sobre todo reflejada en la siguiente frase “piezas vergonzosas como “Touch Me” y demás tonterías medio orquestadas, que encantaron a los adolescentes y decepcionaron al resto de los grupos de edad”… y es que a mi la fase orquestada me en-can-ta-ba y ya Love…q grandes!! para cuando algo de T-Rex?? dioss tengo un poco de miedo a la respuesta.

  2. Mr pHarmacist junio 18, 2007 a 4:37 pm #

    Hola, Bola

    La entrada de Love está al caer…y les pongo bastante mejor que Comfortably Numb a los Puertas orquestados, no te preocupes. Lo de T-Rex…en fin…(+1 en diplomacia), pero hay gente que ha visto a Comfortably Numb cantando “Ballroms Of Mars” en versión Rado Futura en la ducha…así que todo es posible.

  3. Tercio septiembre 29, 2007 a 8:33 pm #

    Vaya mierda de artículo.
    Joder de donde está sacado-copiado este “artículo”.
    El autor no se, me da la sensación de que se ha leído el resumen de alguna biografía del grupo, ha escuchado un par de canciones y poco mas, lo escribe todo muy profesionalmente para parecere que sabe y poco más.
    Para empear curiosamente The Doors no fueron una banda de masas, es mas, las canciones de “masas” eran justamente las mas comerciales, por ejemplo Light My Fire, que su letra es bastante mas normalita che por ejemplo la de Break on Through, cuyo single no tuvo ningún extio.
    La ausencia de personalidad de Jim Morrison. Claro, un tío que rompe moldes en su época, que ha sido luego burdamente imitado, es un tío sin personalidad porque de pequeño estaba traumatizado.
    Dios que sarta de tonterías.
    Joder, y la generalización chorra y estúpida de : a los intelectuales no les gustó, a la masa le gustó…que GILIPOLLEZ mas absoluta….sería incluso al contrario, además, quien se puede autodenominar a si mismo intelectual, quienes eran los intelectuales de la época?

    Bah! de veras no puedo con este artículo, escrito en plan sabiondo profundo digo la puta verdad y solo dice generalizacíones, tópico absurdos…

  4. edujarto septiembre 30, 2007 a 8:34 pm #

    A ver Tercio, podrías mostrar un poco de respeto hacia alguien que ha escrito algo dando información sobre un grupo de música. A ti nadie te obliga a leerlo, ni has pagado por ello, ni nada por el estilo, ¿a qué viene tanta inquina?. Alguien con tan mala leche como tú te podría decir que no tienes ni idea de hacer un comentario en un blog, que no eres capaz de aportar nada, que solo sabes gritar “gilipollez gilipollez”. El que ha escrito esto está dándote algo por la cara, si no lo quieres, no lo lees, y si entras en el blog aportando comentarios, critica con argumentos, añade datos o lo que sea, intenta mostrar tu punto de vista pero con un poquito de respeto, si es que conoces qué es eso. Menos mal que gente como tú escasea. Si no, ni dios escribiría en blogs y algunos nos costaría un poco más aprender leyendo y participando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: