Dies irae

11 Jul

A partir de una entrada de Escolar, leo el Dies irae, himno del siglo XIII. Y me imagino el acojone de la gente en la Edad Media al escuchar algo así… Es bastante diferente a la idea de paz y amor de un campamento veraniego cristiano, no?.

Día de la cólera; ese día
reducirá el mundo a cenizas;
testigos: el rey David y la Sibila

¡Cuánto terror habrá
cuando el juez haya de venir
a juzgar todo estrictamente!

La trompeta, esparciendo un sonido admirable
por los sepulcros de cada lugar
reunirá a todos los hombres ante el trono.

La muerte se asombrará, y también la naturaleza,
cuando resucite la criatura
para que responda ante su juez.

Aparecerá el libro escrito
en que se contiene todo
y con el que se juzgará al mundo.

Así, cuando el juez se siente
lo escondido se mostrará
y no habrá nada sin castigo.

¿Qué diré yo entonces, pobre de mí?
¿A qué protector rogaré
cuando ni los justos lo tendrán seguro?

Rey de terrible majestad
que a los que hay que salvar salvas de grado,
sálvame tú, fuente de piedad.

Acuérdate, dulce Jesús
de que soy la causa de tu calvario;
no me pierdas en este día.

Buscándome, te sentaste agotado
me redimiste por la cruz
no sean vanos tantos trabajos.

Justo juez de venganza
concédeme el regalo del perdón
antes del día del juicio.

Grito, como un preso;
la culpa enrojece mi rostro.
Perdona, señor, a este suplicante.

Tú, que absolviste a Magdalena
y escuchaste al buen ladrón,
me diste a mí también esperanza.

Mis plegarias no son dignas,
pero tú, al ser bueno, actúa con bondad
para que no arda en el fuego eterno.

Colócame entre tus rebaños
y sepárame de los machos cabríos
situándome a tu derecha.

Tras confundir a los malditos
arrojados a las llamas voraces
hazme llamar entre los benditos.

Te lo ruego, suplicante y de rodillas,
el corazón acongojado, casi hecho cenizas:
hazte cargo de mi destino.

Día de lágrimas será
el día en que resucitará, del polvo
para el jucio, el hombre culpable.
A ese, pues, perdónalo, oh Dios.

Señor de dulzura, Jesús,
concédeles su reposo. Amén.
edujarto.

Anuncios

2 comentarios to “Dies irae”

  1. La chica que salió de la tarta julio 11, 2007 a 3:37 pm #

    Acojonados los quiere ¿Dios?

  2. Curtis julio 11, 2007 a 4:35 pm #

    “¿A qué protector rogaré
    cuando ni los justos lo tendrán seguro?”

    Buen sistema este, sí señor. La presunción de inocencia, base de los sistemas legal, a tomar por culo.

    Leo y no salgo de mi asombro, igual que cuando lei algunas partes sueltas de la Biblia: la violencia gratuita está a la orden del día. No exagero si digo que es el libo más violento que he leído en mi vida, sobre todo porque no hay asomo del sentido del humor por ninguna parte. Vaya panda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: