Archivo | 5:55 am

Nunca dejará de sorprenderme…

5 Ago

Las soplapolleces que somos capaces de hacer.

¿A qué viene esto? Hoy visito a una persona a su casa y veo encima de una mesa un libro titulado ‘Organízate con eficacia’ escrito por un tal David Allen. En la portada aparece escrito, además del título, el nombre del autor y la editorial, una especie de aclaración al título, supongo que dedicado para los que no son muy espabilados, que dice, ‘Máxima productividad personal sin estrés’. Debido a que la persona a la que visito anda un poco liada en la cocina terminando de preparar nuestra comida aprovecho para ir al baño, no sin antes coger el libro en cuestión y así poder ojearlo en el trono. -Hay que ser productivos y aprovechar todos los momentos-, pienso irónicamente mientras me bajo los pantalones.

En el tiempo que desperdicio leyendo ese libro me da tiempo de ojear la contraportada, los agradecimientos y las conclusiones del libro.

En los agradecimientos (al principio del libro):

Finalmente, mi más sincero agradecimiento a mi entrenador espiritual, J-R, por guiarme de forma asombrosa y recordarme en todo momento mis auténticas prioridades,[…]“. Pues vaya, si tú eres el que nos tiene que enseñar a organizarnos y necesitas a un entrenador ¿espiritual? para recordarte cuales son tus prioridades vamos apañados.

En las conclusiones (obviamente, al final del libro):

Apostaría que ‘organízate con eficacia’ le habrá ratificado muchas de las cosas que ya sabía y que en cierta medida ya aplicaba desde hacía mucho tiempo“. Joder, que bien, después de leer un libro de 361 páginas el tipo te dice que lo que te ha contado ya lo sabías y que ya lo aplicabas. Por tanto, te está diciendo que eres gilipollas por no organizarte y perder el tiempo leyendo soplapolleces (esta última es una interpretación libre mía de su afirmación).

Ya comiendo, le pregunto a la dueña del libro que por qué está leyendo semejante basura de ¿autoayuda? Me dice que forma parte de la formación que le ofrecen en su empresa. Y mi pregunta es: ¿por qué en su empresa, en lugar de gastarse el dinero en estas tonterías no le ofrecen mejor horario, mejor ambiente de trabajo, mejor sueldo,…, para que de esa forma le resulte más agradable acudir a trabajar y ser más productiva?

La chica que salió de la tarta.