Camino del Valhalla (Parte 5): The Stooges

4 Sep

THE STOOGES (1969-1973)

 

The Stooges era un trío de humoristas…mmmhhh…espera, no ¿o sí?….The Stooges era un trío de jóvenes de los suburbios de Detroit que decidieron llamar a su grupo The Psychedelic Stooges, en honor a los tres comediantes comentados previamente. Algo chistosos ya eran, porque no estaban especialmente dotados para la música, al menos tal como estaba entendida en aquellos tiempos. Los hermanos Asheton tocaban guitarra y batería, un colega llamado Dave Alexander se apuntó a tocar el bajo. Constituían en sí mismo un arquetipo ya comentado en la Odisea del Garaje: jóvenes de clase obrera sin aptitud para el estudio o para el deporte. Supongo que la palabra a usar sea”fracasado”, aunque si todos fuéramos como estos tres no faltarían obras de arte en el mundo. El caso es que tocaban poco, pero cantaban aún menos, así que reclutaron a un cuarto Stooge, otro zumbado que había tocado la batería en un grupo de erre y be llamado The Iguanas (¿os empieza a sonar?). El nuevo, de nombre Iggy y de momentáneo apellido artístico Stooge, era un tipo bastante pagado de sí mismo, pero sabía cantar, juntando en una sola persona a nombres tan solemnes como James Brown, Mick Jagger o Jim Morrison, lo que pasado por la coctelera de Iggy dio lugar a un estilo personal, que después ha creado escuela.

Eran bastante pesados, pero llamaron lo suficiente la atención como para que los MC5, otro grupo laureado de Detroit, se los recomendaran a su nueva casa de discos, Elektra. Así que contrataron el pack duo y luego pensaron qué hacer con los nuevos Stooges. Los pusieron bajo la égida artística de un peso pesado, John Cale, que había dejado la Velvet Underground recientemente. Éste les grabó unas cuantas canciones y les preguntó si era eso todo lo que tenían. Los Stooges le mintieron y le dijeron que no, que tenían un montón más, así que se pasaron toda la noche en vela componiendo algo que sonara a canción y terminaron su primer álbum al que titularon…”The Stooges”. La mezcla que hizo Cale no había por dónde cogerla, con extrañas percusiones (a destacar el trineo de Santa Claus en la celebérrima “I Wanna Be Your Dog”), así que Iggy y Holzman, el presidente de Elektra, remezclaron el asunto y así se editó, hasta hace un par de años, cuando hemos podido conocer las mezclas de John Cale y hemos alucinado y hemos dado gracias a San Telecaster porque Iggy lo remezclara.

El disco suena hoy irregular (sobre todo por algunas de aquellas canciones que compusieron en cinco minutos y por “We Will Fall”, un tostón recitativo de diez minutos con la lánguida viola de Cale de acompañamiento gatuno), pero el resto de las canciones abrieron una nueva etapa en el rock (sobre todo en el americano) e influyeron tanto a las siguientes generaciones que aún hoy siguen siendo santo y seña de grupos pseudo-punks de todo el mundo. Estamos hablando de las remotamente rollingstonianas “1969” y “No Fun” y la vibrante “I Wanna Be Your Dog”, que dio paso años después a hilarantes productos autóctonos como “Me Gusta Ser Una Zorra” de las santurtziarras Vulpes o “Ahora Quiero Ser Tu Perro”, la versión tecno-movida de Parálisis Permanente (creo, estoy abierto a correciones).

El primer LP fue un fracaso en todo menos en lo artístico, donde destacaba la voz de Iggy, pero sobre todo la guitarra entre inepta y genial de Asheton 1, siempre recubierta de fuzz, wah-wah y distorsión, y la batería demencialmente tribal de Asheton 2. Elektra, aún así, no sabía que hacer con ellos, pero ellos sí sabían, así que en el segundo disco, “Fun House” de 1970, se autoprodujeron ellos, aunque nominalmente lo hacía un tal Galluci, que había tocado los teclados en la versión famosa de “Louie, Louie” (oh…).

El disco supuso un salto cuántico adelante respecto al de début. Las composiciones eran más redondas, impregnadas de cierto instinto lunático, pero muy atractivas tanto en fondo como en forma. La cara A guardaba todavía algo del punk-rock del primer disco, con un inicio rítmico bajo los gruñidos de Iggy (“Down On The Street”), una canción tremenda con ínfulas de top40 y estribillo inolvidable (“Loose”), una con riff monolítico (“T.V. Eye”) y un blues arrastrado que supone uno de los momentos más memorables del disco (“Dirt”). Para la cara B se dejaron la locura y el caos, con la aparición de un saxo como instrumento adicional: empieza bien, con “1970” (que años después grabarían The Damned con el título más explícito de “I Feel Alright”), empezaba a degenerar hacia la improvisación más Sun Ra en “Fun House” y terminaba en la cacofónica “LA Blues”, para la que se tuvieron que poner ciegos de todo.

Ciegos de todo se pusieron también mientras mezclaban el disco en Los Angeles y Asheton batería e Iggy (ya mutado en su conocida faceta de Pop) se apuntaron a la heroína, lo que acabó con el grupo, al que también echaron a patadas de Elektra, hartos de la banda. The Stooges estaban prácticamente en el cementerio de la música, cuando apareció Bowie en escena e hizo buenas migas con Iggy (con oscuros intereses sexuales por medio, me temo). Le convenció para que marchara a Inglaterra a grabar otro Lp. Bowie quería poner la banda y dejar a Pop las canciones y la voz, pero Iggy apareció en la pérfida Albion con James Williamson como guitarra y quería tocar con sus músicos. Al final todo se lió y acabaron llamando a los Asheton, con Asheton guitarrista metamorfoseado en Asheton bajista.

El disco resultante fue mezclado por Bowie, aunque la versión que nos ha llegado a nosotros, la generación del CD y del low-fi musical mp3siano, ha sido la remezcla de Pop, que consiste en poner todo a tope para que nadie del vecindario te soporte.

“Raw Power” (1973) es quizá el más directo de los Stooges, el más rockero, el más influyente…y el que menos me gusta. Contiene piezas más reconocibles y algunas de ellas brillantes (“Search And Destroy”, “Gimme Danger”…) con un Iggy al límite de sus pulmones y un Williamson pletórico, siempre a punto de explotar, pero le falta algo del avant-garde y del sentido de la aventura y el riesgo de los dos primeros, es menos complicado. Ahí queda eso.

Poco después, los persistentes problemas de Pop con la heroína terminaron por acabar con el grupo, que el mismo Iggy enterró después de la rehabilitación llevando una carrera en solitario esplendorosa, hasta que reformó los Stooges recientemente (con la baja del bajista Alexander, que murió en 1975). Yo tuve la oportunidad de verlos en septiembre de 2004 y sólo puedo deciros una cosa: perded el culo por ir a verles!

 

Comfortably Numb

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: