Gaseosa de Ácido Eléctrico (Parte 7): Pink Floyd

21 Sep

PINK FLOYD (1966-)

¿El fluido rosa? ¿Esos no estaban Viviendo en la Era Pop? ¿No marchaban Camino del Valhalla? ¿Habría que inventar una nueva serie de insufribles biografías musicales para encasillar a estos eclécticos hombrecillos? De momento los dejamos tomando Gaseosa de Ácido Eléctrico, hasta nueva orden.

Y si les dejamos en la Gaseosa es porque en su día estuvieron liderados por una leyenda de esto del ácido y una historia más triste que mítica: es la historia de Syd Barret, que tras andar por esos mundos de Dios tocando en bandas de R&B acabó enrolado en un grupo de música con ínfulas llamado The Pink Floyd Sound, en honor a dos bluesman admirados por Barrett. Al principio tocaban “Gloria” y cosas así, pero pronto cayeron bajo el embrujo de los Love y del LSD y todo cambió radicalmente. Eran cuatro, con Syd Barrett a la guitarra, Roger Waters al bajo, Nick Mason a la batería y Rick Wright a los teclados.

Se hicieron un nombre en el UFO club, un tugurio regentado por Joe Boyd entre otros (que luego pasaría a ser manager y productor de los Fairport Convention). Allí fueron puliendo su sonido, a la vez que mejoraban la experiencia visual de sus conciertos, apoyándose en el uso de diapositivas proyectadas sobre ellos y otros trucos que ahora ya parecen pasados de moda.

Desde el principio, Barrett fue el catalizador de toda la maquinaria. Él componía las canciones, era él quién diseñaba el espectáculo y fue él quien convirtió en cósmica la música de los Floyd, con el uso imaginativo de los efectos de guitarra (slide, reverb, tremolo…). Si la psicodelia de San Francisco se centró (en muchos casos) en largas improvisaciones con sabor blues, la psicodelia británica que lideró Pink Floyd se basaba más en ruidos y sopresas sonoras sacadas directamente del imaginario de Lewis Carroll, J.R.R Tolkien y demás iconoclastas.

El primer single, “Arnold Layne” (1966), una historia malévola sobre un hombre que se viste de mujer (“They suit him fine”), contenía ya esos elementos, sobre todo en su parte instrumental y en los extraños cambios de acorde. Eclosionaron con su segundo “See Emily Play”, una de las obras maestras del pop, rock o de la jota, como queráis llamarlo, y una buena muestra de cómo hacerse un video promocional por cuatro duros. Espero que 50cent o ése aprenda:

Nota: el payo de la guitarra en el video no es Syd Barrett, ya hablaremos de ello

El verano de 1967, el verano del Sgt Pepper, los Floyd se encerraron en los mismos estudios que habían usado los Beatles en Abbey Road a grabar su primer disco, un hito en la música llamado “The Piper At The Gates Of Dawn”. Empezaba con la estelar “Astronomy Domine”, le seguía la palpitante “Lucifer Sam” y para cuando te das cuenta, el disco ya ha terminado y lo quieres poner otra vez. Destaca el absoluto control de Barrett (sólo una composición de Waters y un par de partes vocales de Rick Wright) e “Interstellar Overdrive”, que comenzó como una versión de alguna canción del primer disco de los Love y que acabó como un viaje intergaláctico (si alguién es capaz de reconocer de qué canción de Love sacaron los acordes que me lo diga…please).

De golpe y porrazo, los Floyd habían superado a los Beatles (al menos en esta época), habían grabado un álbum que se recuerda 40 años después y se habían hecho famosos. Justo ahí se apagó la estrella de Barrett. Empezó a consumir ácido en exceso (desayunaba LSD) y le pasó factura, llegando a extremos penosos (en una actuación en TV se quedó mirando la cámara fijamente, sin mover los labios, mientras sus compañeros seguían haciendo el playback de “Apples And Oranges”). Creo que J de Los Planetas hizo algo parecido hará unos años.

Viendo el deterioro evidente de Barrett, los demás trajeron a un segundo guitarrista, un amigo de Syd llamado David Gilmour. El caso es que Syd acabó dejando el grupo y Gilmour quedó como único guitarrista. Tras un período de incertidumbre (reflejado en un segundo larga duración bastante más flojo que el primero, “A Saucerful of Secrets”), Barrett siguió una breve carrera en solitario, brillante a ratos pero errática la mayor parte del tiempo, para luego recluirse víctima de alguna enfermedad mental en casa de su madre hasta su reciente fallecimiento. Los demás siguieron como cuarteto, manteniendo al principio una democracia compositiva, aunque Roger Waters fue cogiendo los mandos de la nave.

El año 1969 fue el de su recuperación. Editaron su tercer LP “Ummagumma” (doble), que marcaba ya claramente su nuevo sonido, alejado del pop de sus primeros años, con un disco en directo brillante (A destacar la atmosférica y escalofriante “Careful With That Axe, Eugene”), con largas improvisaciones instrumentales e imaginativos arreglos; el disco en estudio no era tan afortunado, pero ello fue una constante en su carrera: canciones brillantes acompañados de material cuando menos mediocre.

Siguieron consolidándose en 1970, con muchas actuaciones, y con un disco en estudio más ambicioso que el anterior, “Atom Heart Mother”, con su famosa portada (la vaca lechera). Una sóla canción ocupaba toda la cara A, una canción que aún hoy me produce escalofríos (y más si se lo pones de fondo a la Naranja Mecánica)

Escrita en colaboración con un payo, que les hizo los arreglos para trompeta y orquesta, fue el único intento de hacer algo “sinfónico” de los Floyd (que, por alguna razón, entran en el saco del rock sinfónico). La pieza les quedó brillante pero lamentablemente no siguieron por ese camino (y afortunadamente siguieron por otro igual de interesante). El disco en conjunto ya era otra cosa, porque la cara B era bastante más floja, salvándose sólo la frágil “If”. Si váis a allmusic y a páginas de esas de referencia, ponen al disco de la vaca a caer del burro proverbial, pero merece la pena escucharlo.

Como merece la pena escuchar el siguiente, “Meddle” (1971), que contenía otra épica canción de una sola cara, “Echoes”, acompañada (esta vez sí) por “One Of These Days” en la cara A (y poco más). Luego grabaron el directo en Pompeya “Live At Pompeii”, que, como película resulta un tanto cargante, pero que musicalmente es imprescindible (por suerte, con el nuevo DVD puedes ver sólo las canciones).

Luego desaparecieron del mapa: ¿dónde están los Floyd?, se preguntaba la gente, ¿dónde se han metido?. También se lo preguntaban cuando los Beatles desaparecieron de escena a finales de 1966 y todo el mundo les daba por disueltos, hasta que Lennon les abofeteó en la cara con “Strawberry Fields Forever”; los Floyd nos regalaron “Dark Side Of The Moon” (1973), que contenía canciones más compactas, pero brillantes y definitivamente más redondas. Hasta volvieron a las listas de éxitos con el blues “Money” (no entraban en listas desde la época de Barrett).

A partir de ahí, la trayectoria de Floyd fue irregular, tendiendo a perder calidad con el paso de los años; sonaban cada vez más aburridos. Tuvieron otro éxito masivo con “Wish You Were Here” (1975), que incluía su tributo a Barrett (“Shine On You Crazy Diamond”), tropezaron con “Animals” (1977) en plena época punk (que odiaban a Pink Floyd) y resurgieron parcialmente con el dominio de Roger Waters en la opereta “The Wall” (1979), que contenía algunos momentos inolvidables (“Another Brick In The Wall”, “Comfortably Numb”). A partir de entonces, líos, juicios por la posesión del nombre, giras y álbumes en solitario y vida tranquila. El Fluido Rosa sigue fluyendo.

mr pHarmacist

Anuncios

Una respuesta to “Gaseosa de Ácido Eléctrico (Parte 7): Pink Floyd”

  1. Obi-Wan Kenobí septiembre 21, 2007 a 8:00 pm #

    Buena receta farmacéutico. Por mi parte, solo conocía a los floyd a partir de Dark Side of The Moon.
    Una vez más, se agradecen tus píldoras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: