La descomposición de la Universidad

11 Nov

Interesante texto de José Luis Pardo, catedrático de Filosofía, sobre la reforma de la Universidad que se está llevando a cabo. Dejo el primer párrafo y el enlace a la página de El País para quien quiera seguir leyendo:

Como sucede a menudo en política, la manera más segura de acallar toda resistencia contra un proceso regresivo y empobrecedor es exhibirlo ante la opinión pública de acuerdo con la demagógica estrategia que consiste en decirle a la gente, a propósito de tal proceso, exclusivamente lo que le agradará escuchar. Así, en el caso que nos ocupa, las autoridades encargadas de gestionar la reforma de las universidades que se está culminando en nuestro país -sea cual sea su lugar en el espectro político parlamentario- han presentado sistemáticamente este asunto como una saludable evolución al final de la cual se habrá conseguido que la práctica totalidad de los titulados superiores encuentren un empleo cualificado al acabar sus estudios, que los estudiantes puedan moverse libremente de una universidad europea a otra y que los diplomas expedidos por estas instituciones tengan la misma validez en todo el territorio de la Unión.

(Continúa en El País).

edujarto

Anuncios

3 comentarios to “La descomposición de la Universidad”

  1. El Aspirante noviembre 11, 2008 a 5:10 pm #

    En algunas opiniones, quizá lleve razón. Pero en otras, lo dudo.
    Que sea contraproducente “reducir drásticamente el tamaño de las universidades” (sic) no lo veo muy claro. Una universidad tan masificada no es buena para nadie, ni para el alumno, ni para el profesor, ni para las profesiones para las que supuestamente se preparan los jóvenes. No todos podemos ser licenciados o ingenieros.
    Y hablo desde la experiencia: estudié Periodismo, una facultad que no debería existir. (Como tantas otras.)

  2. edujarto noviembre 12, 2008 a 1:54 pm #

    Nadie (creo) se puede oponer a una universidad menos masificada, pero eso, tal y como se está haciendo la reforma, no se produce o se hace mal. Por ejemplo, se instauraron los masters hace muy poco tiempo, pero se hizo a coste cero para la universidad. Es decir, ni nuevos presupuestos para las nuevas asignaturas (por ejemplo, no había dinero para nuevos laboratorios), ni más profesorado para dar una mayor cantidad de horas de clase, siendo éstas además con un seguimiento personalizado del alumno. Al final únicamente se hacen parches.
    Además, aunque es cierto que la universidad requiere acercarse al mundo empresarial, me da la impresión de que se pretende, más que acercarla, supeditarla a ese mundo. Y hacer de la universidad un conjunto de cursos formadores de becarios de empresa, que luego se ocuparán de enseñarles lo que haga falta. Y, en mi opinión, la universidad debería ser algo más.

  3. Rocío noviembre 12, 2008 a 9:37 pm #

    Opino como Edujarto.

    Creo que lo que se critica es que parezca que los conceptos Universidad Pública y Empresa Privada lleguen a significar casi lo mismo.

    Parece que se busca crear especialistas en meter tornillos en una tuerca pero no les preguntes qué es un tornillo o qué es una tuerca. Los que más saben de lo suyo y que no saben de naaada más.

    Horrorible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: