Distinción entre audiencia e interés

26 Dic

Que el discurso del Rey pierda el 80% de share no debería ser lo preocupante para las altas esferas. Lo debería ser que a nadie le importe lo que diga este señor. En mi casa estuvo. De fondo. Como un hilo musical. Quizás, de todos modos, esté siendo demasiado duro. Volver a casa y que tus padres te vean después de un tiempo deriva el centro de atención de la tele hacia lo que de verdad importa, pero no creo que fuese muy diferente de haber vivido con ellos. Seguiría siendo lo mismo que un hilo musical. Lo suficientemente bajo como para que no moleste, aunque el himno a un volumen mayor provoque la búsqueda del mando a distancia para volver a la tranquilidad y a la conversación.

Distinto hubiese sido si se hubiese dedicado a pedir disculpas por las declaraciones de su mujer.O si hubiese dado explicaciones de qué gastos son indispensables en estos tiempos para que se les aumente la dotación presupuestaria. O si adelantase la fecha para su jubilación. Ahí sí que hubiese ganado mi atención.  Ahora simplemente tiene mi cuota de pantalla.

edujarto.

Anuncios

6 comentarios to “Distinción entre audiencia e interés”

  1. La chica que salió de la tarta diciembre 27, 2008 a 5:18 pm #

    Yo creo que él no tiene que pedir disculpas.

    Él es un empleado público con unas ‘condiciones especiales’ y que hace su ‘trabajo’, como le mandan. Ahora toca leer el discurso, pues lo lee. Que le toca irse a ver un partido de tenis, pues para allá que va. Que toca una recepción coñazo, pues va presto y se toma unos cuantos lingotazos de propina.

    Los que tienen que pedir disculpas son los que les mantienen en sus puestos y/o no permiten que haya un diálogo claro sobre el tema.

    La corona y la iglesia son temas tabú para cualquier gobierno del PSOE e intocables para cualquier gobierno del PP.

  2. Obí-Wan Kenobí diciembre 27, 2008 a 7:35 pm #

    Vaya por delante que no me considero monárquico, aunque si creo que en nuestra historia más reciente fue un mal necesario para salir con garantía de futuro de la época anterior. Su utilidad hoy en día me parece escasa.

    Pero la chica ha dicho una cosa que me ha llamado la atención. Por mucho que vivan del cuento, también tiene que ser cansado el ritmo de vida que tienen que llevar. Hoy estas aquí, mañana tienes una recepción con tal persona, pasado viajas al otro lado del mundo pero vuelves a las 24 horas porque tienes que presidir un concierto en el Teatro Real, al otro día asistes a una cumbre….. Y todo con una sonrisa. Para personas de 70 años tiene que ser también una paliza. Yo, por lo menos, no quisiera esa vida.

    No quiero que se piense que estoy defendiendo la institución, sino el ritmo de vida que esta gente esta obligada a llevar. Seguramente, que alguien me contestara que peor esta el que está en la mina y tiene toda la razón, pero creo que esto también debe acabar agotando.

  3. Rocío diciembre 27, 2008 a 8:33 pm #

    Uno se cansa hasta de no hacer nada, Maestro pero el argumento de “qué duro es estar siempre sonriente” me parece flojo por no decir que me irrita. Lo duro son otras cosas. Y si se Juanca se encuentra cansado que abdique que no sería el primero y no pasaría nada.

    Hablar de crisis cuando tú tienes un suculento presupuesto que se ve aumentado es, lo que tendrá que hacer pero indignante.

    Pero yo es que en este tema quizá sea un poco radical.
    Prefiero votar a un tonto a que me lo impongan.

    salud y república

  4. Obí-Wan Kenobí diciembre 27, 2008 a 9:05 pm #

    Por eso yo he hablado de institución o persona. Coincido contigo en lo de la votación al tonto, pero cuando tu hablas de que si juanca se encuentra cansado que abdique,pues vendría felipito y daría lo mismo.

    Repito, la mina es mucho peor, como otros muchos curros, pero que esa vida tampoco es tan “de color de rosas” como parece, eso también lo pienso.

  5. edujarto diciembre 28, 2008 a 10:10 am #

    Chica, sin duda alguna él no “tiene que” pedir disculpas. Digo esto pensando en el sentido de obligación. Eso es lo que se debería plantear la gente: “Tenemos una familia que puede hacer lo que quiera y no pedir disculpas siquiera, con completa inmunidad, la del Rey garantizada por ley incluso”. O bien esto no se piensa, o bien se considera normal y no chocante para nada. Pero es que al ser así, el discurso de este hombre se vuelve lo más predecible del mundo. Y lo menos importante del año, claro. En realidad esa es mi esperanza. Que la institución caiga por desinterés de la gente.

    Obí-Wan, aunque sea cierto que la vida de la familia real no es tumbarse en una hamaca y disfrutar del sol y las bebidas, creo que sale muy bien parada en cualquier comparación que hagas con otro trabajo. Al menos la derivada de los compromisos oficiales. De la vida de influencias y tejemanejes en la trastienda del Estado no hablo porque no tengo ni idea, claro.

  6. surco diciembre 30, 2008 a 12:35 am #

    Estoy de acuerdo con esa distinción.De todas formas la casa real es bastante paranoica y estoy deguro de que esa pérdida de 5 puntos no le va a pasar inadvertida. Puede que cada vez el Rey sea menos intocable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: