Y tan ricamente…

28 Feb

[…]

-¿Usted sigue sin email ni móvil?
-Sí. Me niego a utilizar móvil, tengo uno solamente para los viajes, pero el número lo tienen mis hermanos y tres personas más. Me parece una forma de esclavismo: estar localizable permanentemente, que no haya ratos de silencio, en los que nadie sepa dónde está uno, caminando por la calle, mirando las musarañas, en el cine. No ser localizable me parece normal, una manera de descansar. La prueba de que el móvil es una herramienta de esclavización es que son las empresas los que se los ponen a sus trabajadores. Y no utilizo el ordenador porque voy viendo que lo del email es lo mismo: me dicen que, por la mañana, uno se encuentra unas cantidades fabulosas de correos. ¿Cómo puede haber 40 emails en tu buzón cada día? La gente procura contestarlos y, si no, tiene el agobio de que no lo ha hecho. Estas cosas, que se han vendido como facilitación de las tareas, son trampas verdaderas. A la gente se le crea pánico al vacío, a la soledad, y acaban siendo víctimas del síndrome de Estocolmo, si entendemos como secuestradores a los empresarios. Me parece atroz.

[…]

Javier Marias en una entrevista en la vanguardiaque no tiene desperdicio.

La chica que salió de la tarta.

Anuncios

2 comentarios to “Y tan ricamente…”

  1. edujarto marzo 6, 2010 a 9:44 am #

    Este hombre tiene poca vida social si no tiene movil ni correo electronico. Mira que los que me conocen saben que el movil y yo no nos llevamos bien pero eso de que es una forma de esclavismo…como todo, depende de cómo lo uses.

  2. El de la pandereta de los Count Five marzo 17, 2010 a 9:24 am #

    Pues yo creo que la parte importante no es la del móvil (que siempre puedes apagarlo, como hago yo, salvo cuando quieres o necesitas estar disponible)

    Creo que da en el clavo con el pánico al vacío, a estar solos (y no me refiero sin pareja o sin hamijos, sino a estar una tarde o unos días solo, pudiendo no estarlo, sólo por el placer de estar solo con tu propio yo)…Esto parece el experimento del Milgram ese, parece que necesitamos constantemente alguién al lado guiándonos por esos mundos de Dios.

    Mis dos céntimos, claro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: