La Odisea del Garaje

La Odisea del Garaje (Parte 1): The Chocolate Watchband

La actitud. Aunque Ed Cobb tenía a los Standells, también apadrinó a la
Chocolate Watch Band, que eran algo así como los Rolling Stones del sur de
San Francisco. Se basaban también en los Kinks o en los Who y tenían uno de
los mejores sonidos de todas las bandas de garaje, metálico y potente. Sus
canciones estaban llenas de agresividad adolescente. Empezaron tocando en
fiestas de high-school hasta que se formó el núcleo original del grupo: Dave
Aguilar y sus maracas a la voz, Mark Loomis y Sean tolby a las guitarras
ultraelectrificadas, un tal cual al bajo y un tal pascual a la batería. Ed
Cobb les vio y los fichó inmediatamente, en busca de sus Rolling Stones.
Pero la Chocolate pasaba de él, sólo querían tocar en clubs y ligarse a las
chicas. Cobb consiguió que fueran al estudio a grabar su “Sweet Young thing”
y “Baby Blue”, de Dylan. El sigle no tuvo nada de éxito, aunque “Sweet Young
Thing” era una canción muy buena y que les iba muy bien. Luego les dio seis
meses para componer dos temas para la película “Riot On Sunset Strip”,
infumable mito del celuloide sesentero, con apariciones estelares de los
Standells, por ejemplo. La Chocolate pasó de todo, menos de fumar porros y
tomar ácido. Así que aparecieron en LA medio año después sin nada escrito,
pero bastante fumados. Cobb les urgió para componer algo en un momento y
grabarlo en los propios estudios de cine. Entonces, la Chocolate cogió el
“Milk Cow Blues” de los Kinks y el “The Nazz Are Blue”, de los Yardbirds,
las llamó “Don’t Need Your Lovin'” y “Sitting There Standing” y las grabaron
para la banda sonora, todo en cinco minutos. Luego hicieron el playback en
una reproducción del club del Sunset Strip angelino Pandora’s Box para el
film. Uno de esos momentos memorables en la vida de un garajero, Aguilar
destrozando las maracas, mientras cantaba “I don’t need…your
lovin’…ANYMORE!”. Siguieron grabando covers y algunas cosas en estudio y
surgió otra película lamentable por el camino, “The Love-In”, para la que
grabaron dos temas míticos que formarían un single sin igual, el “Are You
Gonna Be There (At The Love-In)” y el original “No Way Out”. Poco después,
Mark Loomis se largó del grupo porque quería un sonido más folkie (¿?) y
todo se vino abajo, porque Loomis era la mitad del grupo. La otra mitad,
Aguilar, lo dejó días después. Entonces, Cobb sacó un disco a la venta con
su nombre y algunas de las grabaciones anteriores a la separación y otras
por músicos de estudio. Una locura que repetiría con el segundo LP, mientras
una versión light de la Chocolate seguía tocando por ahí. Cobb necesitaba un
tercer disco, así que le llamó a Loomis y le preguntó a ver qué tenía.
Loomis volvió a llamar a Tolby, al batera y a otros elementos y grabaron el
“One Step Beyond”, primer LP compuesto y controlado totalmente por la
Chocolate. Eso quiere decir que fue un absoluto DESASTRE
folkie/psicodélico/progresivo. Ahí acabó todo, pero dejaron tras de sí los
directos más potentes de los años sesenta durante un par de años. Y para
muestra, un botón: su actuación mítica en el falso “Pandora’s Box” en “Riot
On Sunset Strip”.

Discografía recomendada: El doble CD “It Melts In Your Brain…Not On Your
Wrist: The Choclate Watchband complete Recordings” con TODOS sus temas,
tanto falsos como verdaderos, es IMPRESCINDIBLE para entender el garaje
sesentero. Lo tenéis en Ace Records…o en la mula (supongo). No aceptaré
otro CD o disco…

Enlaces: Aparición estelar de la Chocolate en “Riot On Sunset Strip”

Página en la que Dave Aguilar se inventa algunas cosas y otras no acerca de
la banda (pincha).

Mr. Pharmacist.

(Disponible versión en pdf en la sección relatos).

La Odisea del Garaje (Parte 2): Blues Magoos

BLUES MAGOOS (1966 – 1969)

Los Blues Magoos fueron producto de la mercadotecnia aplicada al garaje,
pero eran la pera limonera. Eran de Nueva York y tocaban R&B hasta que llegó
un equipo de producción, les peinaron en Vidal Sasoon y les compraron unas
camisas que se iluminaban al ritmo de la música (algo nunca visto en 1966).
Fueron de los primeros en utilizar la palabra “psychedelic” en su primer
disco, “Psychedelic Lollipop” (1966) que contenía gemas compuestas por ellos
mismos como “We Ain’t Got Nothin’ Yet” o “One By One”. Fueron los primeros
también en dar “oscuras” referencias a las sustancias alucinógenas (“Love
Seems Doomed” o “Albert Common Is Dead”…no es demasiado difícil hacerse
una idea), pero la música detrás de toda esta maquinaria publicidad era
sólida. Cuatro meses después sacaron el temazo “Pipe Dream” y su LP
acompañante “Electric Comic Book”, en el que mezclaban canciones brillantes como “There’s A Chance We Can Make It” o “Albert Common Is Dead” con
gilipolleces como el “That’s All Folks” (sí, el de Bugs Bunny) o memeces
como “Baby I Want You”. Los líderes eran al principio el organista Ralph
Scala, el bajista Ron Gilbert y el guitarra Mike Esposito, pero fumaban
demasiado y poco a poco el guitarra rítmica Peppy Thielhelm se hizo con el
mando y les hizo grabar en su tercer LP “Basic Blues Magoos” un montón de
canciones sin interés, que hicieron que se separaran. Luego el amigo Peppy
volvió a formar la banda con otros tipos, pero su infumabilidad se hizo más
patente todavía. El tal Peppy acabó en el musical “Hair” y componiendo
absurdas melodías para Dianna Ross o como se escriba, los otros acabaron en
la cárcel o algún sitio de esos. Ralph Scala comenta en alguna entrevista
que luego se dedicaron a “estudiar música”. Como tú digas, Ralph.

Discografía recomendada:

Un sólo disco, “Psychedelic Lollipop”, pero una obra imprescindible para
entender parte del garaje sesentero. Fácil de encontrar y con temas extras.
El “Electric Comic Book” está también muy bien, aunque con algo más de paja
(el single navideño “Jingle Bells”/”Santa’s Coming To Town”), pero con el
mítico “Pipe Dream”, que os presentamos en riguroso playback gracias a
youtube:

(Disponible versión en pdf en la sección relatos).
Mr. Pharmacist

La Odisea del Garaje (Parte 3): 13th Floor Elevators

13th FLOOR ELEVATORS (1966 – 1968)

Los Elevators eran una mezcla entre proto-psicodelia, locura drogada y garaje de bajo presupuesto liderados musicalmente por el visionario Roky Erikson, una de esas figuras enigmáticas que han sobrevivido a su época y a sus circunstancias (bastante mal, por otra parte), y la mente inquieta del profesor universitario Tommy Hall, que era la verdadera cabeza pensante detrás el tinglado. Se juntaron en la universidad en Texas y sus excesos en el consumo de peyote y otras sustancias venidas de más allá del Rio Grande les inspiraron las letras más lisérgicas de la historia del rock tejano, acompañadas de una extraña música marcada por la botella de whisky que, a modo de bajo borboteante, tocaba Hall (no sabía cantar, pero quería subir al escenario). Stacy Sutherland, otro de los líderes del invento, ponía los pelos de punta al personal con su guitarra garajera(en los setenta su ex-mujer lo mató) y luego estaban los aullidos de Roky Erikson (“Monkey Island”), esos eran sus tres pilares hacia la sabiduría chamánica. Se pusieron “los ascensores del piso trece” porque en aquella época en los rascacielos tejanos no existía el demitorcercer piso, pasaban del doce al catorce directamente. Así que desde el principio quisieron dejar claro que no tenían hueco en el establishment musical. Probablemente sea uno de los grupos peor producidos de la historia del rock y su primer LP (“The Psychedelic Sounds Of The 13th Floor Elevators”, 1966) sonaba como si lo hubieran grabado en el interior de un ataud. El disco, que contiene las mejores notas a las canciones que puedo recordar, tuvo un éxito moderado en las emisoras universitarias del medio oeste e incluso lograron vender algunas copias de su single estrella, “You’re Gonna Miss Me”, otra de las canciones-emblema del garaje, versioneada una y otra vez por aprendices de todo el mundo mundial. Hasta salieron en la caja tonta:


Aupados por su recién adquirida (pequeña) popularidad, decidieron emigrar a San Francisco, en busca de algo de tranquilidad, ya que habían sido perseguidos por los Rangers (esperemos que sin Chuck Norris a la cabeza). El clima de San Francisco debió de ser demasiado relajado, ya que se abandonaron aún más a las drogas y a no hacer nada produtivo, aunque siguieron grabando discos muy recomendables al volver a Texas. Alcanzaron su cénit con el LP “Easter Everywhere”, 1967, que contenía su mejor tema, “Slip Inside This House”, un tour-de-force de ocho minutos que se hace corto y que después versionearon Primal Scream en “Screamadelica”. También brillaban “She Lives (In A Time Of Her OWn)” o la agridulce y acústica “Dust”; era, en definitiva, su mejor disco, habían ido más allá del garaje. Poco a poco, las redadas de la policia, Vietnam y los psiquiátricos los fueron disgregando hasta desaparecer, pero siguen siendo uno de esos grupos que dieron un paso adelante en busca de un rock con algo más de contenido que cantar “Louie, Louie” delante de la fraternidad alfa beta kappa borracha en pleno. Aunque si luego te mata tu ex-mujer por heroinómano o acabas en un psiquiátrico y hablas con extraterrestres todos los días, quizá sea mejor quedarse algunos peldaños más abajo. Siempre nos quedará Roky, como uno de esos mártires del rock a lo Syd Barrett, gente sin la pasta suficiente para poder cambiarse de sangre y salir corriendo cinco minutos después a tirarse de cualquier cocotero. Historias más tristes que míticas, de las que Roky es un ejemplo.

Discografía recomendada

Sus dos primeros discos (ya comentados y fáciles de encontrar en tiendas medianamente serias) tienen un sonido atroz, pero son de esos Lps que hay que escuchar alguna vez. También tienen un directo circulando por ahí, pero con un sonido (aún) más que deficiente. También hay alguna recopilación en CD con bastantes canciones recomendables…pero ¡os perderíais las notas a las canciones del “The Psychedelic Sounds Of…”!

El pdf lo tienes en la sección de relatos.

Mr. Pharmacist

La Odisea del Garaje (Parte 4): The Electric Prunes

THE ELECTRIC PRUNES (1966 – 1969)

Las ciruelas eléctricas. Los Electric Prunes bajaron de Seattle a Los Angeles en 1966 provistos de todo tipo de pedales fuzz, reverberaciones surferas y wah-wah de la marca Vox y un repertorio extra de zumbidos, ruidos y feedback. Les descubrieron ensayando en el garaje de un barrio de clase media,cuando llamaron la atención de una agente inmobiliaria de la zona que pasaba por allí. Ésta era a su vez amiga del productor Dave Hassinger, que, entre otros, había trabajado con unos tales Rolling Stones (famosos por su afición a los cocoteros). Así que los Electric Prunes fueron puestos bajo la tutela de Hassinger y cambiaron su repertorio original por otro proporcionado por el tándem Tucker-Mantz, un par de chicas dedicadas a escribir canciones y que habían concebido su “I Had Too Much To Dream (Last Night)” como una especie de balada con tonos oscuros. Los Prunes cogieron la canción y la convirtieron en psicodelia psicótica comprimida en una pastilla punk de tres minutos y en un Top 20 por todo EE.UU. Letra oscura y aparentemente inspirada por sustancias alucinógenas (no), extraños ruidos y zumbidos, mucho reverb en la guitarra rítmica, melodía intrincada, cambios de ritmo, parones, susurros, veladas referencias a la paranoia y a la esquizofrenia y todo eso…la canción lo tenía todo, aunque no se quedo atrás su segundo hit, “Get Me To The World On Time”, que era algo más convencional, una especie de canción de los Rolling Stones con el ritmo de Bo Diddley pasada por LSD.

Su primer álbum reunía estas brillantes joyas y alguna otra (“Are You Lovin’ Me More (But Enjoying It Less)”, “Sold To The Highest Bidder”) de inequívoco sabor a ácido y con canciones de relleno francamente vergonzosas y vergonzantes (el madrigal “The King Is In The Counting House” o el vaudeville de “The Toonerville Trolley”). Para su segundo Lp, “Underground” (1967), tuvieron algo más de control creativo y firmaron su mejor trabajo con bombazos como “Long Day’s Flight” (su mejor tema), “I Happen To Love You”, “Dr. Do Good” y “The Great Banana Hoax”

…que apenas tuvieron repercusión en las listas de éxitos (es decir, no vendieron nada). A partir de ahí, la cosa fue decayendo. Un tipo llamado David Axelrod les lió para ir un paso más allá en el rock psicótico y se embarcaron en una misa-rock en clave bach-psicodélica que fue un triunfo artístico: “Mass in F Minor”. Su corte inicial, “Kyrie Eleison”, se puede escuchar en la escena del viaje en el cementerio de “Easy Rider”. Sus miembros fueron dejando el grupo mientras grababan el disco y D. Axelrod tuvo que terminarlo con músicos de sesión, para montar después otra banda con el mismo nombre y seguir con las misas y los padrenuestrosqueestásenloscielos, pero sin la misma repercusión artística que los Prunes originales. Luego, las ciruelas eléctricas desaparecieron para volver recientemente.

Discografía recomendada

Sus tres primeros discos son una joya, editados recientemente en Cd con algunos temas extras , aunque el “Underground” es su disco definitivo (y contiene su single no-LP “You Never Had It Better”, que está MUY bien). También hay una recopilación, “Long Day’s Flight”, algo más difícil de encontrar y otra, mucho más fácil titulada “Lost Dreams” y montada por el cantante Jim Lowe. Yo, como coleccionista compulsivo, todavía espero una caja con 4 CDs de antología :(…atención también al directo en la radio sueca “Stockholm 67”, a precio sideral.

Como siempre, puedes tener este post en pdf junto con los demás fascículos aquí.

Mr. Pharmacist.

La Odisea del Garaje (Parte 5): The Seeds

THE SEEDS (1964-1969)

Dirigidos por Sky Saxon y sus aullidos demenciales, era una banda de Los Angeles que obtuvo bastante éxito por California gracias a un sonido muy particular (luego copiado en parte por grupos como los Doors) y a un lider lleno de carisma, con un estilo vocal muy personal. Empezaron tocando por los clubs del Sunset Strip en 1964, basándose en el rock primitivo de los 50, pero pronto evolucionaron hacia el garaje y el flower-pop. Grabaron sus primeros discos en 1965, aún muy influidos por gente como Little Richard, pero en 1966 grabaron “Pushin’ Too Hard (On Me)”, el tema que marcaría todo su estilo, uno de sus más grandes éxitos y también una de sus grandes losas, ya que copiaron la fórmula del “Pushin’…” en demasiadas canciones y terminaron agotando la gallina de los huevos de oro (en este caso, de wolframio como mucho). Aún así, es un gran tema y una de esas canciones emblemáticas del garaje que todo el mundo corea (no del Norte) cuando está ebrio (bueno, todo el mundo no). Pero Los Seeds no eran sólo “Pushin’ Too Hard”. Tenían grandes canciones como “Try To Understand”, “Out Of The Question” o “Mr. Farmer”, que estaban por encima de la calidad media de los grupos garaje y que obuvieron un éxito moderado incluso a nivel nacional. Se dejaron el pelo más largo y se volvieron cada vez más extravagantes. Tenían una extraña fijación con la horticultura (The Seeds y títulos como “Mr. Farmer”, “The Flower Lady And Her Assistant”, “March Of The Flower Children”), Sky Saxon tenía una casa en un acantilado en Malibu con una piscina enorme, con cascadas y todo, jacuzzi y una habitación llena de armarios a rebosar de trajes, camisas y botas. Eran los reyes del Sunset Strip angelino. Aún así, La Chocolate Watchband les dio una lección cuando tocaron como teloneros de Sky & Co., tocando antes de que los Seeds salieran a escena TODO el primer disco de los Seeds para fastidiarles, ante la estupefacción de Sky, que aquel día NO salió al escenario. Eran cuatro y el organista, Daryl Hopper, decía que tenía más de 200 años y tocaba las líneas de bajo con el teclado, lo que le dio la idea a Ray Manzarek para los Doors. En 1967, en la cresta de la ola, se apuntaron al carro de los “Flower Children” y sacaron un disco titulado “Future”, lleno de referencias a la cultura proto-hippy y algo menos agresivo que su anterior estilo, aunque también incluía grandes canciones como “The Wind Blows Your Hair”, sin duda su mejor tema, y “Now A Man”, precursora sónica de “L.A. Woman”. Luego fueron muriendo como grupo y se perdieron en la bruma de Los Angeles (el famoso smog), aunque Sky Saxon aún sigue en activo (pero en una secta cristiana). Mirad cómo destroza su pandereta pasadísimo de rosca en una sit-com de la época (como los Serrano, vamos):

Discografía recomendada:

Sus Lps están disponibles en CDs dobles, bastante fáciles de encontrar. Los más recomendables son los dos primeros, “The Seeds” y “A Web Of Sound”, que están recopilados en un sólo CD. Una recopilación recomendable es “Evil Hoodoo” y un disco de rarezas que casi es un grandes éxitos, “Travel With Your Mind” es una compra casi obligada y prioritaria. Perdón por escribir la palabra “comprar”.

(pdf en la sección de relatos)

Mr. Pharmacist.

La Odisea del Garaje (Parte 6): The Shadows Of Knight

THE SHADOWS OF KNIGHT (1966 – 1968)

Tras este estúpido nombre, se juntaron algunos de los más fieros exponentes del acné garajero de los 60 (decada). Los Shadows crecieron en Chicago escuchando a todos los bluesmen de la región, pero curiosamente acabaron basándose más en las interpretaciones que los grupos ingleses hicieron del blues que en las propias fuentes originales que tenían a la vuelta de la esquina. Se hicieron famosos de la noche a la mañana con su look a lo Rolling Stones, sus diecisiete años mal contados y su “Gloria” (G-L-O-R-I-A!), cancion de un grupo norirlandés semi-desconocido en EE.UU. llamado Them (¿a alguién le suena Van Morrison?). Hasta la tocaron montados en una barca, en el colmo del ridículo sesentero (ni siquiera la vilipendiada Pantoja cantaría encima de algún tipo de buque o/u embarcación):

Su primer LP estaba plagado de versiones de versiones (temas de grupos británicos sobre canciones de blues), aunque sus mejores canciones en el disco son las propias, “It Always Happens That Way” y “Light Bulb Blues”, plagadas de fuzz-box y mala leche. Hicieron tan famosa la canción de Van Morrison que hasta los Doors (y otros quince mil) la tocaron y en EE.UU. sigue siendo la versión más conocida. Tras otro éxito, “Oh Yeah!” de Bob Diddley, para su segundo Lp, “Back Door Men” trataron de tocar diferentes estilos y dio como resultado un álbum más ecléctico y, quizá por ello, peor (un tostón, vamos). Aun así, de esta época es su mejor canción, “I’m Gonna Make You Mine”, grabada en directo (sin overdubbing, a lo bestia, en una toma) con los amplificadores a todo volumen. Fue su canto de cisne: el grupo original se fue disgregando tras el fracaso generalizado del asunto y el cantante Jim Sohns terminó transformando el conjunto en un grupo de bubble-gum (ay, Jim).

Discografía recomendada

Sus dos Lps mencionados son discos recomendables, sobre todo en sus versiones de Cd, que contienen algunos temas extras muy jugosos. Si se ha de elegir uno, el primero es mejor. Es posible lograr también una recopilación, aunque es más difícil de encontrar.

(pdf en la sección de relatos)

Mr. Pharmacist

La Odisea del Garaje (Parte 7): The Sonics

THE SONICS (1964 – 1967)

El proto-grunge. Como los Electric Prunes, ellos también venían de Seattle, pero, a diferencia de estos, jamás obtuvieron éxito alguno fuera de la zona del Pacífico norte. El grupo fue una idea de los hermanos Paripa (no es broma), bajista y guitarrista, pero pronto su cantante Gerry Roslie los eclipsó a todos. Influenciados sonoramente por otro grupo de la región, The Wailers (nada que ver con Jah), bautizaron a su grupo “The Sonics” por los Boeing que se producían en una fábrica cercana y no por el lamentable equipo de basquetbol. Seguramente los Sonics hacían bastante más ruido que cualquier Boeing. Siempre tocaban a todo volumen y el resultado era demencial. Los amplificadores siempre estaban a punto de estallar en los solos del guitarrista Larry Paripa y cualquier intento de tener una base rítmica era boicoteado por la caótica batería de Bob ‘Boom Boom’ Bennett (en su primera sesión de grabación, pudieron oir a uno de los técnicos diciendo “¡eso no suena a batería ni a nada!”, mientras el otro respondía “¡qué le voy a hacer si ese tío toca como toca!”). Estaban influenciados por el rock and roll clásico de Little Richard, pero ellos iban mucho más allá en el neandertalismo musical y en la más absoluta falta de escrúpulos con las pobres personas que se atrevían a ir a sus conciertos. Aquello era violencia sonora que martilleaba los oidos en piezas vomitadas por un Gerry Roslie a punto de morir en cada grito. Su single de debut fue “The Witch” en 1965, que tuvo bastante éxito por el Noroeste, y pronto sacaron su primer álbum, “Here Are The Sonics” (1965), uno de esos discos imprescindibles que tus vecinos no van a poder soportar, con clásicos instantáneos como “Psycho” o “Strychnine” (“some folks like water/some folks like wine/but I like the taste/of straight strychnine”), en la que Roslie se desgañita tanto que la melodía deja de tener sentido. El caso es que ellos tenían pinta de ser buenos chicos, ya sabéis, jóvenes de provincias…Sacaron otro álbum (“Boom”) en el que suavizaban (algo) su sonido y variaban el repertorio (aunque “He’s Waiting” y otras como “The Hustler” siguen la línea de terrorismo sónico que propugnaban estos tipos) y luego fueron dejándose caer hasta terminar desapareciendo. Semejante dosis de violencia, diez años antes del punk, les quemó demasiado deprisa. Buscaron volverse “serios” y editaron más discos interesantes, con muchas versiones de canciones clásicas del rock and roll y algunos curiosos intentos de psicodelia con tres años de retraso (su nefasta versión the “Any Way The WInd Blows” de Frank Zappa). Roslie les abandonó para trabajar en un Wimpy’s o algo peor y el invento se hundió. Bush todavía les está buscando por Afganistán.

Discografía recomendada:

Varios álbumes de recopilación incluyen o bien su primer y esencial lp (“Here Are The Sonics”) con temas extras, o bien sus dos primeros lps. Con eso es suficiente, nadie podría aguantar demasiado de semejante agresión sonora…Munster ha sacado una antología de su última época Roslie y su época post-Roslie, pero hay canciones lamentables y todo el tinglado mítico-valhállico se os caerá en pedazos.

EDIT: Busqué, busqué y no lo encontré…parece ser que no hay videos de los Sonics, así que recurriré a un pequeño subterfugio y os pongo a los Fuzztones haciendo una versión de “The Witch”, con la voz de Rudi Protrudi pasada por Operación Triunfo (Roslie le deja en evidencia, comparadlo con la original!).

El texto lo podeis encontrar en pdf pulsando aquí.

Mr. Pharmacist

La Odisea del Garaje (Parte 8): Count Five

COUNT FIVE (1966-1968)

Además de Parchís y Enrique y Ana, ha habido otros grupos fastidiados por injerencias paterno-familiar-escolares y uno de ellos fue Count Five. Los Count Five eran aún unos adolescentes con acné que iban al instituto en San Jose (California) y perseguían animadoras en los descansos de los partidos de football cuando decidieron que ligarían más tocando en una banda. Por suerte, tenían a un tipo a la guitarra rítmica llamado Sean Byrne que era irlandés, como San Patricio y The Edge, y que sabía de qué iba el rollo. Así que se pusieron de nombre Count Five, se vistieron con capas de Drácula, se sacaron fotos en mansiones abandonadas y desde el fondo de una tumba y, para rizar el rizo, aprendieron a tocar las canciones proporcionadas por el joven céltico del grupo. Resultó que el amigo Byrne tenía un extraño sentido de la melodía y, aunque no tocaban una mierda, sus temas tenían algo raro y marciano. Sobre la consabida base Yardbirds/Who, los Count Five tejieron una telaraña psicótica y. como tal, su primer jit fue “Psychotic Reaction”, una canción con una letra absurda acerca de chico conoce a chica, chica putea a chico y chico, en lugar de buscarse a otra más sensata (o insensata) o beber hasta morir, sufre un ataque psicótico y acaba con Makoki en el frenopático…digna de George Brassens. La cosa es que el single vendió, ligaron un montón y además llegaron al Top 5. Los Count five tenían una cualidad, que no era defecto ni virtud: en lugar de variar la calidad de su música de disco a disco o incluso de canción a canción, pasaban de lo sublime a la charanga más digna del Tio Honorio dentro de LA MISMA CANCION! ni los mísmisimos Sex Pistols fueron capaces de semejante aberración, los Count Five a ratos parecían los malditos Beatles y diez segundos después sonaban tan infames como un directo de Locomía. El ejemplo más peripatético de esta esquizofrenia ciclotímica es “Merry Go-Round”. Cuando eran capaces de mantener la guitarra al mismo volumen durante toda la canción, o el bajista no la cagaba con sus líneas de bajo o no metían un “puente” entre los “versos” (perdón por los anglicismos) de factura penosa, eran capaces de temas MUY grandes como “Contrast” (su mejor canción, sin duda) o “Can’t Get Your Lovin'”, aunque siempre con el toque extraterrestre de Byrne. Segundos después castigaban tus oidos con infumables versiones de los Who, que no tendrían éxito ni en los consabidos bailes de fin de curso de las High School (que existen realmente, oh terrible realidad, por qué me golpeas). El caso es que sacaron un LP para acompañar su Top 5 y no se vendió mal. Ya sólo les quedaba conquistar el mundo. Y ahí es donde aparecen papá y mamá oso, que impidieron que estos buenos chicos y mejores personas salieran del armario a tocar y promocionar sus singles. Sin TV en USA estás muerto (que se lo digan a B.A. Barracus…que sigue vivo) y Count Five se diluyeron como un M&Ms en tu boca (y no en tu mano). Salieron en la caja tonta, sí, pero en televisiones locales, aquí están tocando “Peace Of Mind”, una de sus canciones “hit and miss” comentadas previamente:

Qué pudo haber pasado con Count Five? Hubieran sido los nuevos Beatles y punta de lanza de la experimentación más cósmica si hubieran podido promocionar sus temas? No hubieran pasado de ser unos Monkees más? Interesante “What If”. Qué pasó con ellos luego? Pillaron cacho con las animadoras? O se lo montaron con los linebacker negros de 120 kilos en las duchas masculinas? Practicaron el onanismo salvajemente ante la falta de éxitos en el mundo del cuore? Como dijo el examinado ante el examinador, “sinceramente, no lo sé”. Parece ser que fueron a la universidad y se hicieron hombres de provecho. Grabaron cuatro discos más o, al menos, hay más discos a su nombre, incluso hay quién dice que son escuchables, pero ni los he visto nunca ni he leido nada fiable sobre ellos,así que los dejaremos para la próxima ocasión (el destino siempre es irónico, los Count Five sacaron cinco discos y tuvieron un Top 5 con “Psychotic Reaction”). Acaso no es más sabio quien reconoce su falta de conocimientos que quien simula tenerlos y nos engaña? Probablemente no.

Discografía recomendada

Repertoire Records ha sacado un CD con su primer album y temas extras que cubre toda la época garajera de la banda. Imprescindible y fácil de encontrar.

(texto en versión pdf en la sección de relatos)

Mr. Pharmacist

La Odisea del Garaje (Parte 9): The Music Machine

THE MUSIC MACHINE (1966 – 1968)
La ortodoxia garajera llevada al paroxismo. Su lider, Sean Bonniwell, un ex-folkie angelino bastante chiflado, les hizo a todos teñirse el pelo de negro, vestir jerseys negros de cuello vuelto, pintar de negro los amplificadores y las guitarras y llevar un guante negro en su mano derecha. No se sabía muy bien a qué puñetas venía todo aquello, si estaban a favor del aborto o en contra de la guerra del Vietnam o si querían comer gratis en los bares o si eran unos advenedizos, pero las pintas que llevaban eran antológicas. Tenían buenas canciones como su single de début, “Talk, Talk”, dos minutos de furia y stacatto garajero:

…y un buen primer álbum de acompañamiento (“Turn On The Music Machine”) plagado de buenos temas llenos de fuzz y de Farfisa (“Trouble”, “Masculine Intuition” y un recuerdo del pasado folkie de Bonniwell, “Some Other Drum”). Uno de los discos más consistentes de la era del garaje, a pesar de los pesares. Y además no incluye “Gloria” de Van Morrison ¡en ningún momento! Sus managers lo estropearon todo cuando dieron en exclusiva su segundo single (un tema extraído del álbum, “The People In Me”) a una pequeña estación de radio de Los Angeles, con lo que desaparecieron del panorama musical, a pesar de posteriores singles tan buenos como “Double Yellow Line”. Siguieron un tiempo más, siempre marcados por la fuerte personalidad de Sean Bonniwell, pero los Music Machine no volvieron a hacer nada y Sean Bonniwell pasó a la historia a la sombra de otras figuras más predominantes de la escena garajera como Sky Saxon. De hecho, como Sky, también ha caído en las garras del misticismo religioso y de la comida macrobiótica, aunque sigue tocando por esos mundos de Dios (nunca mejor dicho). Qué tendrán los años 60 que todo aquel que los ha sobrevivido ha acabado haciéndose vegetariano. Hasta el mísmisimo Keith Richards no puede resistir sus ganas de ser ovolacteovegetariano y asciende cocotero arriba en busca de sustento.

Discografía

Su primer disco es una buena muestra de cómo hacer buen garaje. Totalmente recomendable, a pesar de una infumable versión de “Hey Joe” (otra más).

La pieza maestra en pdf pinchando aquí.

Mr. Pharmacist

La Odisea del Garaje (Parte 10): The Standells

THE STANDELLS (1962 – 1967)

The Standells llevaban ya un tiempo tocando en clubs del Sunset Strip de Los Angeles cuando llegó el garaje y toda esa parafernalia. Antes hacían “Do The Ringo” en los Monster y cosas parecidas:

pero después ya no. El productor/compositor/ingeniero de sonido Ed Cobb se fijó en ellos cuando nadie daba un duro por los Standells, les cambió el repertorio por otro mucho más agresivo y rolingestoniano, con letras más oscuras, y les hizo vestirse de negro, dejarse el pelo largo y no sonreir en las fotos. Así, bajo la tutela de este Rey Midas del garaje-punk (y mercader de esclavos algodonero), empezaron a escupir éxitos de ceño fruncido como “Dirty Water” (Boston, You’re my town…pero no eran de Boston), “Sometimes Good Guys Don’t Wear White” (el título definitivo, ver letra al final) o “Why Pick On Me”, canciones protesta de lo macarra y lumpen. Fueron los primeros garajeros en tener éxito a nivel nacional, llegando a las listas a finales de 1965 y principios de 1966, pero también tuvieron el dudoso honor de tener censurada una canción, “Try It” (vuelta la mula al trigo). Se caracterizaban por sus tiempos medios (algo insólito en el garaje, cuyas canciones siempre van a toda pastilla) y por la dejadez y la chulería, aunque les faltaba un material propio (además del de Ed Cobb) más consistente. Grabaron su mejor tema para la banda sonora de una película, “Riot On Sunset Strip” y luego desaparecieron del mapa musical para tocar en cabarets sórdidos de Las Vegas, llenos de prostitutas baratas y de Bunburys y poetas como él. Por suerte, siempre nos quedará para el recuerdo el comienzo de la película “Riot On Sunset Strip”, con esos títulos de crédito en alemán (no sé si alto alemán o del normal)…qué tiempos, chicas!

I’m a poor boy born in a rubble
And some say my manners ain’t the best
& some of my friends, yeah, they’ve been in real trouble
And some say I’m no better than the rest
But tell your mama and your papa
Sometimes good guys don’t wear white

Yeah, every day, baby, I work hard
And it’s true at night I spend the restless time
But those rich kids and all that lazy money
Can’t hold a candle to mine
So tell your mama and your papa
Sometimes good guys don’t wear white

Good guys, bad guys, which is which?
The white collar worker or the digger in the ditch?
Hey, and who’s to say who’s the better man
When I’ve always done the best I can?

A-bad words and dirty minds
All those messed-up chicks of the changin’ times
White pills and easy livin’
Can’t replace the love I’ve given
So tell your mama and your papa
Sometimes good guys don’t wear white

Ha! I mean to tell ya
You better tell your mama and your papa somethin’
I’ll split off by myself with another chick, yeah
Ah, it’s just a kick
You think those guys in the white collars are better than I am baby?
Then flake off!
You don’t dig this long hair? Get yourself a crewcut, baby!
Yeah, I mean what I say

Discografía recomendada

Es fácil encontrar sus cuatro discos en CD (dos Cds). Esto cubriría toda su discografía, ya que incluían todos sus éxitos en los Lps, pero supondría un infumable disco de versiones (entre ellas “Black Is Black”) que es mejor ahorrarse. Hay algún recopilatorio de ace records y discos de rarezas por ahí, siempre que contengan las cinco canciones comentadas anteriormente, bastará, aún a riesgo de perdernos temas como “Rari”.

En pdf en la sección relatos.

Mr Pharmacist

La Odisea del Garaje (epílogo): De nuevo en Ítaca

El garaje llegó y se fue? Llegó y se quedó? Llegó, vio y perdió (porque el garaje es para perdedores sociales)? Ni tan siquiera llegó? A lo mejor cualquiera sabe. El garaje era una amalgama de estilos musicales sin más conexión aparante que el minimalismo y el absoluto “underground” de los grupos que componen esta tu comunidad. Decir que Sky Saxon eran un “tirao” quizá sea decir mucho, con su casa en Malibú, sus cascadas artificiales y todo eso, pero no es menos cierto que toda esta gente se mantuvo siempre en un segundo plano en la industria, pese a esporádicos éxitos, apariciones televisivas y demás historias. Hablamos de grupos con más ilusión que talento, con más actitud que dotes musicales, más ganas de salir de la mediocridad que les iba a deparar la vida en un banco o en un Wallmart que destreza en los arreglos. Algunos sacaron la cabeza fuera y se hicieron moderadamente famosos y ricos, como los vistos en esta Odisea. Otros sacaron un single y se desvanecieron como el rocío. Otros jamás salieron del garaje de casa de sus padres y continuaron tocando “Gloria” y “Hey Joe” hasta que los echaron de casa. Si ha de haber un retrato robot de un grupo de garaje, ése sería el siguiente: banda de chicos blancos de clase media, de aquellos que viven en los barrios residenciales de las afueras, fuertemente influidos por los grupos de la Invasión Británica y más en concreto por los Who, los Yardbirds y los Rolling Stone, poca idea de tocar, ensayos regados de cerveza en el garaje del padre de alguno (de ahí el nombre del asunto). Evidentemente, hay una excepción para cada característica de este retrato: había grupos de mejicanos (Question Mark & The Misterians y su gran éxito “96 Tears”) que habían salido de los suburbios de Detroit, los Beatles, los Byrds e incluso grupos más “poperos” como los Hollies también animaron a coger la guitarra o el bombo a más de uno y hubo grupos de chicas y de quién no bebía cerveza (sino absenta).

El recopilatorio esencial “Nuggets” es un reflejo de esta heterogeneidad garajera. Lo mismo escuchas a un grupo proto-punk como los Sonics y dos canciones después te pasas a un pastiche de los Searchers y el merseybeat. Para escucharlo, hace falta tener cierta tolerancia musical: tolerancia con diferentes estilos, tolerancia con las malas producciones de la mayor parte de los discos, tolerancia con las escasas aptitudes de esta gente…pero si algo transmitían todos y los unía bajo un manto común, es el ENTUSIASMO que emanaba de sus canciones, las ganas de tocar que algunos dinosaurios (y no miro a ningún cocotero) han perdido por el camino y han suplido con experiencia. Toda esta gente se moría por tocar en una banda: para ligar, para no tener que hablar con los padres del asunto del pelo largo, para huir del aburrimiento del centro comercial todos los sábados por la tarde, para dar rienda suelta a una creatividad reprimida por un sistema educativo restringivo…los motivos eran mil, pero cada vez que escucho una de estas bandas, me dan ganas de coger una guitarra y ponerme a tocar. Es posible ser virtuoso y poner pasión en tu música, pero no es posible ser un manazas con los intrumentos y hacer que tu música sea tan adictiva como las pipas si no pones algo de ganas por tu parte. Y esta gente tenía muchas ganas.

El hecho de que sobrevivieran a su época dice mucho de ellos. Hay grupos que tuvieron un inmenso éxito de los que nadie se acuerda (The Osmonds?), pero el garaje aún vive. Vivió en el punk inglés, con los Sex Pistols y The Jam. Vivió con los diferentes renacimientos de su contracultura, en grupos revisionistas como The Fuzztones, Chesterfield Kings y otra pléyade de hijos legítimos, más un sinfín de hijos bastardos como The Stooges o MC5. Y sobre todo la excelente labor iniciada por la serie de discos Nuggets (canciones recopiladas por Lenny kaye, guitarrista del Patti Smith Group), y seguida por otras interminables series como Peebles, que han rescatado para nosotros a todos estos fuera de la ley y que han hecho nuestra vida un poco mejor.

Evidentemente, el barco de la Odisea no ha parado en todos los puertos. Atrás quedan favoritos personales del Señor Farmaceútico, como The Litter y su Lp Distortions (aunque el Emerge es otro hito), clásicos como los ya mencionados Question Mark & The Mysterians o The Kingsmen y su celebérrimo “Louie, Louie” grabado en una sóla toma. También me dejé los “one-hit wonders” que retrató Tom Hanks en su película, como Kenny And The Kasuals y su explosivo “Journey To Thyme”, We The People y sus diversas joyas desde los pantanos de Florida (“When I Arrive”, “Mirror Of your Mind”, “You Burn Me Up And Down”…), y otros que no salieron de su casa como The Dovers y su raga-punk “The Third Eye” o Aftermath, su versión de “Gloria” y su bajista que había sido golpeado en la cabeza por una mula. No había espacio para todos. Pero que quede claro desde aquí mi reconocimiento.

Introducirse en el garaje ahora está complicado. Los singles y LPs originales alcanzan sumas astronómicas en ebay (no todos los coleccionistas de garaje son unos muertos de hambre) y ninguna casa de discos importante edita sus CDs. La mayor parte de reediciones las lleva a cabo gente entusiasta como la de ace-records.co.uk y su línea Big Beat, o Repertoire. La mayoría son difíciles de encontrar en tiendas físicas. En la capital del Reino (que no del viejo Reyno) hay algunas cerca de Callao, pero generalmente manejan precios imposibles. Con lo que te gastas en un cederrón de garaje, te compras dos otres discos de Bob dylan o de Neil Young y todavía hay clases. Hay otras alternativas online, pero el neófito ha de saber que los precios son en general prohibitivos. Una buena forma de entrada al mundo (más teniendo en cuenta la cercanía de las fechas navideñas y su orgía de consumismo) es la caja de 4 CDs “Nuggets” editada por Rhino y con un montón de canciones y de información acerca del mundo (cada CD viene cargado hasta las cejas, os lo aseguro). La caja en tienda física está al nivel de las trufas (no las de chocolate), pero podéis pescarla por internet a un precio más razonable. Una vez que tengáis una referencia, como pueda ser “Nuggets” o alguna otra recopilación tipo “Peebles” o “Back From The Grave”, podéis explorar hacia donde queráis. Pero no os olvidéis del viejo Señor Farmaceútico y de sus viajes sin fin por el universo del GARAJE PUNK.

Mr. Pharmacist

Anuncios

9 comentarios to “La Odisea del Garaje”

  1. RUL agosto 7, 2007 a 3:21 am #

    que locura con la misiquita las bendas estan todas para moberse, buen garage

  2. Alber70 mayo 15, 2008 a 12:12 am #

    Estupenda recopilación de informacion sobre los más destacados grupos de garaje y/o/tambien sicodelia q salieron en los USA durante la primera mitad de los 60. Conocí a esta onda de grupos cuando a finales de los 80 rulaba por Malasaña y conocí a grupos de por aquí como los Sex Museum, y me pregunté ¿de dónde sacan las influencias esta gente? A parte de los evidentes-habituales Zeppelin-Purple-Who, pude dar un primer paso y conocer a unos contemporaneos como los Fuzztones, muy pinchados en los bares de la zona como el Malandro, y sus pintas de flequillito pero con actitud punki me hizo aumentar la curiosidad. La siguiente referencia evidente eran los Ramones, y entonces caí q esta gente solia añadir ritmos sixties a sus canciones, algunas eran incluso directamente versiones de los 60. Así q me puse a localizar grupos de los 60, el recorrido hacia atras era lento, me aparecian los grupos proto-hard rock ya mencionados, y con ellos me sumergí en los ritmanbluseros britanicos (de nuevo los Who, todos geniales, merecen un capitulo a parte), pero este no era un asunto de rock britanico, asi q pegué el salto a los grupos norteamericanos y, dejando de lado a los proto-punk propiamente dichos (Mc5, Stooges) me quedé con la copla de los grupos de la movida hippi -muchos mencionados en gaseosa de acido electrico- pero no, esta plantilla habitual de los mega-conciertos de la epoca, Woodstock, etc, no eran tampoco los individuos q perseguía -no tenian una actitud muy punk q digamos, aunque muchos componentes en la vida privada dejaban a Sid Vicius a la altura de un niño de guarderia-.
    Por fin, gracias a comentarios de algun amigo informado, referencias dispersas (fancine Subterfuge, q era en lo q funcionaba este sello antes de convertirse en la discografica modernilla de los 90, entonces empezaron grabando a grupos de Malasaña, q estaban influenciados tambien por esta onda, Dr. Explosion), menciones de algunos de ellos en peliculas como Easy Rider, The Trip -pasaporte a la locura- y discos q iban ya pasando por mis manos, pude localizar a los grupos de garaje Usa. Los primeros: los Standells, los Seeds, los Sonics, y despues todos los demás. Se me ocurre alguna reflexión sobre ellos, sin ir más lejos: ¿como es posible q los grupos q inauguraron la estetica sicodelica, q fueron el origen de todo el movimiento musical hippi, costa-oeste, etc, q fueron los precursores del punk en pintas, sonico y actitud, q ademas enlazaron los sonidos de los 50 con los de los 60, q salvaron a los Usa de no haber sido musicalmente en la primera mitad de los 60 -en el ambito blanco- nada más q una colonia britanica (salvo una pandilla de comechicles -no digo q sean desdeñables- Beach boys,Rascals,monkeys), q incluso se destacaron en programas de tv y peliculas como las mencionadas… como es posible digo? ¿que no quedara de ellos practicamente ningun vestigio en la historia de la musica rock y en concreto en la de los usa de los 60? ¿como es posible insisto, q apareciendo como muy pronto alguno de ellos en 1962, y la mayoria entre 1964 y 65 -o al menos se destacaron en este estilo en ese momento- ninguno sobrevivió más allá de 1968 o 69, y eso en total decadencia y sin ningun exito,ni tan siquiera para ninguno de sus componentes? ¿como es posible q en a penas 2 años la gente pasara del gusto por los grupos garajeros a los grupos festivaleros, olvidandolos completamente, sustituyendolos por personajes mas postineros como Jim MOrrison o grupos de melenas guais como Grateful Dead? (a Hendrix q no lo toque nadie) ¿como es posible q el seguimiento q se merecian por todo lo q habian dado se desvaneciera de forma tan rapida y tan absoluta? Que al contrario q los grupos contemporaneos britanicos, q siguieron en la cabeza o bien dieron lugar a q uno de sus componentes fuera un personaje de exito, E.Clapton, E.Burdon, V.Morrison, S.Winwood, de ninguno de ellos quedó nada, ni tan siquiera un personaje con fama -pobre Sky Saxon- y q por parte de su propia generacion les dieran la espalda y no hubiera una manifestacion de reconocimiento a su importancia en el movimiento musical usa de los 60, sino solo olvido. Me encantan los carteles de conciertos de los 60 con diseños sicodelicos, recopilo todos los q puedo de internet, pues bien, jamas he visto uno, jamas, en el q aparecieran compartiendo cartel The Seeds con Love, o Shadows of Night con Country Joe & the fish, y no digamos Question Mark & the Misterians con Moby Grape, y si alguien piensa q me equivoco, q me lo diga. Y todos fueron grupos contemporaneos, pero los garajeros sicodelicos fueron sepultados en el olvido en su misma epoca, pisados por los q aprendieron de ellos la sicodelia, la estetica lisergica y el uso del lsd, y apartados del camino de la fama por una nueva generación con la q solo se llevaban 2 años, pero q les borró del imaginario rockero comun para siempre, ignorados por muchos q vibraron con su musica, pero q les olvidaron cuando empezaron a ponerse flores en el pelo. Este es un tema q sería interesante de ser analizado por personas con mas conocimientos q yo, espero q alguna vez alguien lo haga. Para terminar hacer una mención a la similitud con la trayectoria de muchos de los grupos de los 60 españoles, algunos llegaron a ser representantes del estilo garajero como los Cheyennes, o un poco sicodelicos como los Iberos, pasada la decada de la mayoria no se volvió a saber nada, de los mas interesantes desde luego no, bueno, pasó como con los Inmortales: solo puede quedar uno: Teddy Bautista.
    Perdon por la charla. Saludos, Antipatica enhorabuena por tu blog, me encantan los grupos q tocas y el tratamiento q haces de la información sobre ellos, y por cierto ¿tienes unas piernas bonitas?

  3. alber70 mayo 15, 2008 a 12:35 am #

    Solo 3 anotaciones más: los mencionados Dr Explosion son un grupo de Gijón, si bien se escuchaban mucho en Malasaña en la epoca a la q me refiero (tambien durante los 90). MOby Grape y los otros no creo q tocaran con ninguno de los grupos garajeros objeto de este blog, tampoco he visto q lo hicieran Big brother and the Holding company con Janis Joplin a la cabeza, o Jefferson Airplane con Grace Slick, quizá tuvieran miedo q una gente con menos pose y aspiraciones q ellos, pero con mas personalidad y estilo propio en un momento dado, les acabara haciendo sombra. Ademas los escenarios multitudinarios de los conciertos en los q se prodigaba esta gente no creo q se adaptara bien al estilo underground de Music Machine, 13th floor elevators o Chocolate Watch band, para volver a descubrir de nuevo la musica en ambiente cerrado de club pequeño, aun le quedaban unos años, e iría de la mano de estilos como glam o punk. De Sky Saxon sí he visto un disco en la Fnac, pero no me lo compré. Digo.

  4. Mr pHarmacist mayo 15, 2008 a 7:04 am #

    Gracias por tu extenso comentario, Alberto. Siento decepcionarte, pero mis piernas, aunque largas, son peludas como las de un oso. La Chica Que Salió de la Tarta, una de las personas detrás de la gestación de este blog, las tiene más torneadas y bien depiladas y además gasta minifarda en verano, pero le va más el Chico Gustavo, Los Plaquetas y demás grupos alternatas de los 90; siempre podreís llegar a un acuerdo musical, para pasar a cosas mayores.

    Tengo vagos recuerdos de haber visto a los Explosión en alguna sala de Madrid con La Chica que Salió de la Tarta y Curtis, pero en su época más crepuscular, con Jorge Explosión algo más gordo debido a la ingesta de comida rápida y con un freak de telonero que cantaba viejos éxitos de canción española (además de “Un Rayo de Sol” acompañado por los explosión). Si te gustan los Explosión, prueba (si no lo has hecho ya) a escuchar los grupos del amigo Billy Childish y a sus diferentes grupos (Mighty Caesars, Thee Headcoats y supongo que alguno más)

    Sobre eso que comentar, decir que algunos (no todos) los grupos de garaje se unieron a bandas psicodélicas después (The Brogues a Quicksilver Messenger Service, The Oxford Circle a Kak y alguno que me dejaré), lo que explicaría algunas omisiones. Además, yo dataría el boom de San Francisco, a nivel discográfico y de conciertos, sobre 1968, y para entonces la escena garaje estaba ya de capa caída. Los años en los que coincidieron (1966-1967), muchos grupos de Frisco estaban prácticamente recluidos en la bahía, unos perfectos desconocidos para todos, mientras que los grupos de garaje se extendían por toda la geografía estadounidense ¿The Seeds tocó con The Byrds? ¿O con Love? Habría que inevstigar a nivel local. The Litter, un clásico del garaje de la zona de los lagos, tocaron de teloneros de los Cream.

    Y si quieres dar leña a los grupos psicodélicos (siempre desde el respeto al que se tomó el esfuerzo de redactar las biografías), pásate por Gaseosa de Ácido y echa allí un par de esputos bien dirigidos, que le falta algo de ambiente (ay, esos fanboys de los Zeppelin y de los Doors… )

  5. alber70 mayo 16, 2008 a 4:43 pm #

    Saludos Mr Pharmacist y gracias por la respuesta, así como por no pasar por alto mi pregunta sobre las piernas de quien ha trabajado en este blog, y por tu amable atención al darme razón de la Chica Que Salió de la Tarta, la felicito por sus piernas y te doy mi enhorabuena por apreciarlas, y a ambos agradeceros vuestro buen rollo de lanzar esta botella al mar de internet conteniendo información sobre los grupos de garaje, explicado de una forma amena sin dejar de tener rigor, etc, vamos q me gusta. Ni q decir tiene q la musica de los 60 me encanta: britanica, norteamericana negra y blanca, así como española, con algo latino si se puede, y hasta donde me da mi tiempo pero sobre todo mis neuronas procuro enterarme de todo lo q puedo.
    La verdad no tengo nada en contra de los grupos q forman parte de la pantalla de Gaseosa de Acido, y no dispongo de mas información sobre ellos q la q pueda tener cualquiera, pero me encantaría poder aportar algo tambien. Quizá con los de garaje sicodelicos sí tengo más q decir, no porque disponga de más información, sino por la significación q estos tienen para mí, desde luego fué estupendo poder tomar contacto con estos grupos, encontrar en ellos muchas de planteamientos musicales y estéticos posteriores, pero a la vez sin tener ninguna pretensión, como lo demuestra el hecho de q nadie trascendiera (¿alguien lo intentó? a parte de las 2 menciones q tú haces de gente q continó, a mí tambien me suena q alguien más continuó en otros grupos, pero las referencias son excasas, por tanto nos aproxima a un diagnostico de la situación) y desaparecieran en el olvido en poco tiempo, cuando todo el sonido y la estetica imperante a fines de los sesenta y aun durante mucho tiempo despues no era basicamente sino una continuacion de sus actitudes: rock guitarrero de los Electric Prunes, pop melodico de Strawberry Alarm Clock, goticismo de Music Machine, rock progresivo como United States of America, punk como Shadows of Knight…
    Mi toma de contacto, como ya charleé en el anterior parrafo fué gracias a los grupos de los 80 y 90 q seguían su estilo, pero definiendo ya un sonido garaje más o menos punk, determinado por los instrumentos y efectos utilizados, mencioné a los Fuzztones, los más famosos, tambien puedo destacar los Lyres, Cynics, Chesterfield Kings, Dizzy Satellites, Miracle Workers, y otros mas repartidos por europa, q ya ni recuerdo, Kid Pharaon, uf, y desde luego España, a los Dr Explosion no los llegué a ver, pero si ví a Sex Museum y me entusiasmaron, tengo por ahí varios vinilos y algun cd suyo, y siguen tocando todavia hoy, por algo eran los mejores, pero hubo más q no salieron del barrio de Malasaña, Pleasure Fuckers, los Imposibles, grupos de chicas, las Besttias o algo así, las Víboras, y la aportación de Gijón, con los mencionados Explosion, y otros grupos como los Buges, Pildora x, y de nuevo de chicas como Undershakers, y Killer barbies q tambien creo q lo intentaron. Destacar desde Barcelona los maginificos LOS NEGATIVOS (empezaron ya desde los 80), solo oí un disco de ellos -q es el q tengo- y es genial. Pues eso, a todos ellos historia del rock garaje pasada y reciente presente, pero no creo q futura, mi pequeño homenaje en forma de charla – aportación a este blog, q espero q esté al nivel de lo q se merece (sé q soy un pelota, pero me da igual, todo lo q os habeis currado aquí merece un reconocimiento). Gracias por las menciones de grupos q haces, intentaré localizar algo de ellos en esos blogs de dios, y por cierto, mencinando a grupos españoles de los propios sesenta, referí a un par de ellos en mi primera charla, y ahora pienso q mis referencias de posible garaje español de los sesenta solo abarca a estos así como a LOS BUENOS, grupo muy güeno, y quizá tambien algo de los Gritos, por lo q ¿podrías darme, si dispones de ellas, referencias de algun grupo español más de los sesenta q se pueda encuadrar en el sonido garaje? No obstante si dispongo de tiempo e ideas aportaré algo a Gaseosa de Acido, q vaya por delante mi respeto a quien se ha currado la pagina, pero sí, es verdad, si nos ponemos a escupir, a los Zeppelin, Doors, Purple, Who’70, y los demás grupos formados por elementos de: focos, cámaras y chicas a mí -y dinero, claro-, no les vendría mal algunos gapos, pero como tú dices, bien dirigidos, con estos y su época la historia del rock cambió, y se puso las bases de un rock basado en el dinero antes q en la contracultura, pero aunque empezaron con la postura contraria, nos acabaron engañando a todos. Jode, digo q no tengo nada q decir en Gaseosa de Acido, y menudo rollo me marco. En fin, termino reivindicando de nuevo el talento de los grupos de garaje y el valor de todo lo q hicieron y aportaron, creando el sonido y la estetica de la contracultura hippi de finales de los 60 (así como todo lo demas ya apuntado), agotandose antes de poder engancharse a la movida del dinero, las drogas gratis y las orgías con groupis como exponente del exito, entrando en la leyenda sin ni siquiera haber dejado ningun cadaver bonito por el camino (¿o sí?).

  6. Mr pHarmacist mayo 20, 2008 a 8:23 am #

    Hola, Alber70.

    Supongo que los habrás omitido por descuido, pero los garajeros españoles por excelencia siempre fueron Los Salvajes para mí. Fuzz y actitud. Algo más progresivo (posterior), pero de importancia capital fueron los sevillanos Smash (para mí, los mejores), aunque luego devinieron en un rock progresivo que acabó refinando Triana. Su primer LP es una obra magna.

    Mal que me pese, Los Canarios de Teddy Bautista (algunas cosas), soul con cojones.

  7. alber70 mayo 25, 2008 a 1:04 pm #

    Saludos Mr pHarmacist.

    Síii los Salvajes eran sin lugar a dudas los mejores, tambien quiero mencionar a Lone Star magnífico planteamiento español del british rithm’n blues(unos Animals españoles, de hecho tengo una foto por ahí en la q salen los componentes de los dos grupos juntos). Los Canarios como tú dices: soul con cojones y una calidad de la ostia para ser españoles y blancos, también se meterían en el rock progresivo con un disco llamado “Ciclos”, y de Smash su primer disco “Glorieta de los Lotos”, con influencias blues y progresivas (casi unos Cream en español), como tú bien apuntabas, sin vislumbrar para nada el posterior y famoso “Garrotín” de “Pureza y vanguardia del arte flamenco”, q enlazaría como has mencionado con el rock progresivo andaluz… TRIANA -lo mejor de lo mejor, sin duda, y hubo muchos más- pero eso es otra historia q daría para otro blog (ánimo chicos), así q corto la charla q ya os he dado la vara bastánte, solo un chivatazo por si a alguien le interesa el spanish rock progresivo:
    http://spanishprogressiverock.blogspot.com
    y
    http://vagos.es/showthread.php?t=132837
    este es un hilo de la famosa web vagos de un señor q ha metido casi todos los discos de spanglish rock progresivo más destacados, hay q loguearse, pero sin problema, merece la pena aunque tuvieras q pagar aunque solo sea por mirar (bueno, q no quiero dar ideas).
    (Espero q a los administradores de este sitio no os moleste q haga mencion a blogs de fuera, creo q la información es interesante, y en cualquier caso lo hago por difundir grupos españoles de rock progresivo, de los q si del rock garaje quedó muy poco, de estos nuestros ya casi nada de nada, y si se logra q más gente los conozca, su llama seguirá viva un poquito más).
    Hasta otra.

  8. edujarto mayo 26, 2008 a 4:17 am #

    En este blog policéfalo para nada nos molestan los enlaces que aportan cosas, Alber70. Al revés, muchas gracias porque la serie ha ganado mucho con tus comentarios. Voy a empezar a escuchar alguno de los grupos que habéis comentado Mr pHarmacist y tú. Lo dicho, gracias y esperamos verte a menudo por aquí.

  9. coicheHex diciembre 19, 2008 a 12:45 pm #

    Hi

    As a fresh antipatica.wordpress.com user i just wanted to say hi to everyone else who uses this site 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: